Revista digital de Artes escénicas -Año 4-

Más reciente

El sueño de un hombre ridículo en Sin Tarima libros

¿Qué hace falta para que exista el teatro?…Un actor con una historia que contar y un espectador dispuesto a oírla. Ricardo Moya realiza un ejercicio de funambulismo con este monólogo de Dostoievski. En el sótano de una librería; espacio ideal para hablar de la vida a través de la literatura, convertida en un pedazo de vida gracias al teatro…Asistimos impactados a la verdad que, ya sabemos, solo la dicen los niños, los locos y los borrachos. Aquí, este hombre ridículo nos transporta con la ingenuidad de un niño y la lucidez de un loco ante el espejo deformante donde se ve la vida real, sin adornos ni tapujos…cruda y salvaje. Una experiencia diferente y sugerente para celebrar el Día Mundial del Teatro.

Adolfo Simón

Creación y artes multidisciplinares para público familiar

No me cansaré de decir que, hoy en día, en las propuestas para público familiar hay mucho más riesgo e investigación que en otros tipos de teatro. Este fin de semana, hemos podido disfrutar de un ramillete de espectáculos en los que mi idea se confirma.
En Rompiendo el Cascarón del Centro de Arte Fernán Gómez…Pinxit de Baychimo Teatro, proponen un viaje a través de las artes plásticas en directo sobre proyectores de video que, al reflejarse en una pantalla en el suelo, hicieron las delicias de los pequeños que bailaban y saltaban sobre colores.
En Titerescena del CDN…Arturo y Clementina de Titiritrán Teatro, con una técnica similar al anterior espectáculo, solo que, en esta ocasión, las imágenes que se crean son dibujando sobre arena proyectada a la que se incluían sombras y transparencias. Con música en directo, nos deleitaron con la historia de amor de dos tortugas peculiares.
Y como cierre de Teatralia, dos propuestas diferentes alrededores del universo del títere, por un lado, en La Casa Encendida, se representó la función El zapatero y los duendes de la Compañía Manicomio de muñecos; haciendo guiños a los más pequeños de la necesidad de la fantasía para que la creación sea posible. El sábado a la tarde, incluida dentro de la programación de La Noche de los Teatros en el hall del Canal, el grupo Periferia Teatro representó Huellas en una delicado teatro circo en miniatura para cincuenta espectadores. Aquí, animaron al ser humano a no olvidar que su mejor amigo es y será: el perro.
Adolfo Simón

Festen en el CDN

Festen con versión y dirección de Magüi Mira es uno de los grandes montajes presentados en la presente temporada del CDN. A menudo, los espectáculos que se presentan en las salas pequeñas del Centro Dramático Nacional, albergan joyas que pasan sin hacer mucho ruido cuando, ahí, se alberga el teatro en estado puro. Este montaje es, probablemente, la puesta en escena más poderosa y contundente de la directora. Aquí, se ha rodeado de un equipo artístico excelente que navega en la barca que ella propone y así, llegan todos a buen puerto. No hay nada gratuito, todo está justificado y eso que hay mucho atrevimiento en la lectura escénica, algo que, a los que amamos el teatro nos seduce mucho. La propuesta escénica, los actores, el vestuario, la luz…todo está a favor de un viaje a los paraísos perdidos que, al menos, al final…nos deja entrever una luz tenue al final del túnel. En muchas ocasiones, aparece en el programa de mano la colaboración de un coreógrafo para el movimiento escénico, aquí, la creación que realiza Rosángeles Valls es de una exquisitez dramática impactante. Pocas veces he pensado que me hubiera gustado ver una obra sin oír el texto, en esta ocasión, creo que se podría ver solo el movimiento, como un ballet dramático que narra también la pieza perturbadora.
Adolfo Simón

Maratón Valle en el Círculo de Bellas Artes

Este fin de semana hemos vivido una experiencia inaudita. Durante tres días Valle Inclán se ha convertido en el protagonista cultural de la ciudad, haciendo sombra a La Noche de los Teatros. El viernes, un maratón de siete horas nos mostró al completo el Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte dirigido por Irina Kouberskaya. Una oportunidad única de contemplar este monumento literario con propuestas estéticas diversas. En los entreactos se amenizó al público asistente con música, bailes y gastronomía gallega.
El sábado, el tradicional recorrido de La Noche de Max Estrella por la ciudad de Madrid. Para esta ocasión, el viaje era en femenino, proponiendo una visión diferente a cada parada y sus clásicos comunicados a pie de calle. Como cierre, un esperpento poco representado…¿Para cuándo las reclamaciones diplomáticas” en la Sala de las Columnas y como despedida, el clásico chocolate con churros para todos los asistentes.
Una experiencia fantástica con la que el teatro, se coló en todos los rincones de la ciudad, de la mano del gran Valle Inclán.
Adolfo Simón

Angélica (Una Tragedia) de Manuel Fernández-Valdés en Naves Matadero

Angélica (Una Tragedia) de Manuel Fernández-Valdés en Naves Matadero nos ha permitido adentrarnos en el universo privado de trabajo de Angélica Liddell. Aunque su obra es una radiografía de su vida privada, aquí, más allá de su obra literaria y escénica, tenemos la ocasión de conocer a una mujer que no solo crea de manera convulsa si no que, también, vive al límite desde una fragilidad absoluta. Gracias a este documental hemos visto como la dramaturga transita por el borde del precipicio para poder dar pasos diarios a ras del suelo y no sucumbir al abismo.
Adolfo Simón

Château Margaux / La Viejecita-Programa doble en el Teatro de la Zarzuela

Un programa doble que reúne estas dos joyas de la zarzuela que Lluís Pasqual, su director de escena, transforma en un programa de radio. En esta propuesta, que desarrolla un nuevo relato teatral, Château Margaux forma parte de un concurso radiofónico en cuya emisión se escuchan los números musicales de la obra. Esta historia prosigue con La viejecita, que forma parte del espectáculo como si fuera una representación emitida asimismo en directo desde el estudio de radio. Sobre todo ello sobrevuela el ambiente de la radio española de los años cincuenta, al que Lluís Pasqual impregna de sus recuerdos de infancia, donde la zarzuela escuchada a través de las ondas fue su verdadera educación musical. Una propuesta nostálgica, envuelta en la estética de ese tiempo de vals y telones de terciopelo.
Adolfo Simón

A %d blogueros les gusta esto: