Revista digital de Artes escénicas -Año 4-

La voz humana de Jean Cocteau en el Teatro Pavón Kamikaze

La luz de una farola en una calle de La Latina, en Madrid, se cuela por la ventana que da al ambigú del Teatro Pavón. Podría ser también una farola de cualquier calle de París, tal vez la que iluminó la habitación donde Cocteau escribió este texto. La luz de la farola permite distinguir una silueta femenina tumbada en un tálamo cama….Hermosa atmósfera creada para la mujer que espera desesperadamente oír la voz amada al otro lado del teléfono. Es un texto que se ha realizado de múltiples formas, fiel al texto y jugando con la posibilidad de adaptarlo según quien lo interprete. Es un texto aparentemente sencillo pero endiablado porque quien lo encarna ha de jugar a dar vida al ausente, al que le habla desde el otro lado del hilo. Es un ejercicio muy apetecible para una actriz en plena madurez, para que despliegue múltiples matices emocionales a lo largo de la breve e intensa pieza. Ana Wagener está en el momento perfecto en su carrera para realizar este viaje al fondo de la soledad y la desesperación. Ana no fuerza nada, deja fluir el texto desde la más absoluta verdad y para ello, le ha acompañado de manera cómplice Israel Elejalde desde la dirección.
Adolfo Simón

la-voz-humana-foto-vanessa-rabade2-1024x756

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s