Revista digital de Artes escénicas -Año 4-

El viaje a ninguna parte con parada en la cárcel

Siempre he dicho que me interesaba conocer por dentro una cárcel y un psiquiátrico. Hoy he podido visitar un centro penitenciario, tal vez, la visita al mundo de la locura sea para el final de mi propio viaje.
Visitar la cárcel es una experiencia curiosa, todo lo que vemos en las series o el cine queda minimizado porque el lugar, en sí, tiene una atmósfera muy inquietante. Hay una tensión en el aire que no desaparece hasta que se ve de lejos la torre de control.
La razón por la que he acudido, además de por mi curiosidad personal, ha sido para conocer a un grupo de presos que participan de sesiones de video-forum donde ven películas y las comentan después. De este modo, se crea un paréntesis en ese tiempo de pause que viven los internos.
¡La película en cuestión de esta sesión era El viaje a ninguna parte…Fantástico título para la ocasión! Ha sido muy interesante la visión que han expresado después sobre las circunstancias de la película, como, todo rebotaba sobre su periplo vital.
Ha sido una primera toma de contacto, tal vez haya otras visitas a posteriori, hay muchas historias humanas que contar en ese lugar…Hay teatro documento muy potente.
Adolfo Simón

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s