Revista digital de Artes escénicas -Año 4-

CRÍTICAS

Sueño en el Teatro de la Abadía

Andrés Lima ya se ha acercado en varias ocasiones al humor y al horror de Shakespeare, en torno a las figuras de Falstaff, Tito Andrónico y Macbeth. Ahora se busca su propio camino a través del bosque del Sueño de una noche de verano, conectando el pálpito del “eros” y “thánatos” de esta comedia con un recuerdo personal de otra naturaleza bien distinta, cuando falleció su padre. Los artistas suelen beber de sus propias experiencias para crear y si es algo trascendental como la desaparición del progenitor, suele ser un viaje a los espacios más desconocidos y oscuros, allí donde habitan los secretos inconfesables. Solo, un espacio delirante como es una discoteca, puede abrir el desván de la memoria.
Adolfo Simón


“Mujer olvido” en Lagrada Teatro dentro de IV Surge Madrid

“Mujer Olvido” es un homenaje a María Teresa, como una de las figuras feminista y progresista más importantes. Recorremos los retales de su biografía para adentrarnos en la historia de nuestra vieja España. Con la mirada que nos presentan vamos desgranando una sociedad en pleno cambio, dónde los acontecimientos ocurridos durante el sigo XX marcarían la vida de toda una población. Recordar es viajar al pasado, un pasado unido a nuestro presente más inmediato. Hoy recuerdo lo que fue por como lo veo ahora, mañana recordare otro pasado que poco tendrá que ver con el de ayer.

“Vivir no es tan importante como recordar” con esas palabras nos adentran a este cara a cara con nuestras raíces.
África Anamú


La (Mujer en obras) en Nave 73 dentro de IV Surge

La (mujer en obras) es una de las propuestas de las que podemos disfrutar en IV Surge de 2017. En este caso hablamos de una propuesta de profundidad, donde las lineas de trabajo están constantemente ofreciendo estímulos exquisitos. 11 son las mujeres que hay en escena, 11 historias que se entre cruzan entre el humor y el drama, entre lo real y lo ficticio; un continuo bombardeo de intenciones que hace que viajemos desde la butaca. El uso de la palabra con herramienta, como necesidad, como arma… deja ver un juego que poco tiene que ver con el de los niños. Toca hacerse cargo de una, de todas y de nadie. Sin duda estamos ante una propuesta que marca un círculo en nuestro calendario.
África Anamú


Tebas Motel de Luis Miguel González Cruz en Atenas


Hay un pequeño teatro en la calle Eumólpidas 41 de Atenas donde cada miércoles, en una casa convertida en teatro, en un barrio pintoresco, se representa la obra Tebas Motel. Cuando se entra en el espacio, uno tiene la sensación extraña de entrar a lugar privado que podría convertirse en cárcel, purgatorio o motel de carretera. Además, subir al piso de arriba para asistir al a función, todavía acentúa más la sensación de entrar en la habitación de algún motel perdido en cualquier carretera a ningún lugar.
Al sentarme en una de las sillas plegables, no tengo la sensación de estar en un teatro si no en la habitación de al lado, escuchando lo que ocurre en la continua. Además, hay una ventana abierta que deja entrar la luz de la luna a través de ella y se ilumina el cartel de Motel. Son estas pequeñas joyas que ya se pueden encontrar pocas veces. Esos momentos que se presentan para que la imaginación vuele. Y los personajes cobran vida y da igual que hablen en griego o en castellano…La aventura comienza y ellos se abandonan a la pasión y nosotros con ellos. Al salir, me pierdo en las calles del Barrio de la Cerámica y la magia continua.
Adolfo Simón


“La inopia” en Teatro Kamikaze

En el Teatro Kamikaze ha desembarcado la danza en el mes de mayo con contundencia y buenas propuestas como la de Alberto Velasco, que nos cuenta cómo se transportaba a otro mundo en esas verbenas populares de su infancia, volaba, soñaba y se quedaba en la inopia. Unas verbenas llenas de color, guirnaldas, banderitas, seatspanda y, también, a veces, rodeadas de oscuridad y tensión.

La música puede transportarte a muchos mundos y puede hacerte vivir sensaciones a solas tan buenas o mejor que las vividas en compañía. evadirse en los malos momentos, saltar al vacío, contemplarse a uno mismo, soñar o tener pesadillas…Velasco ha sabido plasmar en un espectáculo esas recreaciones que suceden en su mente cuando suenan unos buenos acordes. Pero para eso ha necesitado la ayuda de buenos amigos coreógrafos como Sol Picó, Chevi Muraday, Daniel Abreu, Carlota Ferrer, Vero Cendoya y Carmelo Segura que han sabido exprimir todo lo que pasa por el cerebro. Además se acompaña de textos de Sonia Barba para expandirse aún más por el escenario, porque en La Inopia, necesita su sitio para ejecutar esas doce coreografías para un bailarín de 120 kilos, orgulloso de sus carnes y moviéndolas con todo el rigor que merece este homenaje a la danza y a la belleza.

Luis Mª García Grande.


“Siempre, en algún lugar” de Paula Quintana en la Mirador

Paula Quintana vuelve con su última pieza “Siempre, en algún lugar”. En este caso, danza, teatro y audiovisuales encuentran una fusión multidisciplinar que no deja indiferente. Si algo hay que destacar en este caso es la propuesta poética constante de la pieza, creando y potenciando la creación de atmósferas. Un cuerpo a la disposición de la narrativa visual, atravesado por la corriente natural de la historia, nos muestra la cara más virtuosa de Quintana. Con el poder visual de las densidades, salimos de la sala con la sensación de habernos recorrido durante horas.
África Anamú


El amante de Harold Pinter en Theatro Pesmatzoglou 5 sótano

Mina Adamaki ha regresado, después de 45 años al sótano del Teatro de Arte donde comenzó su carrera para dirigir El amante de Harold Pinter.
Richard y Sarah son una pareja inglesa que vive en una casa aislada cerca de Windsor, son ricos, tienen una casa maravillosa, elegante, con un jardín. Richard trabaja como asesor financiero en la City, Sarah es la mujer perfecta que ayuda a crear el ambiente ideal para su vida juntos.
La propuesta de dirección genera una visión diferente a las que he visto hasta ahora. Siempre he propone a la pareja aburrida que es animada por un tercer individuo, aquí, el mismo hombre, como juego de complicidad sin pacto con la pareja, se desdobla en ese amante que hará perdurar o estallar la relación. Así, el juego peligroso se instala en la relación para mostrarnos que, a veces, buscamos soluciones que hacen sucumbir el barco.
Con unos excelentes Lazaros Georgakopoulos y Felicidad Giakoumi que crean y sostienen ese triángulo endiablado.
Un lunes de teatro exquisito para después perderse por las calles de Atenas al encuentro de algún amante.
Adolfo Simón