Revista digital de Artes escénicas -Año 4-

DANZA

Barro y masculinidad

Hace unos días, en Madrid, se presentaron dos experiencias escénicas no convencionales. En Conde Duque, se llevó a cabo una propuesta multidisciplinar para celebrar el solsticio de verano donde la danza, la videocreación y las artes plásticas se dieron la mano. Sharon Fridman, en Barro, concibió una experiencia sensorial donde la escena de convirtió en una construcción de volúmenes arquitectónicos de luz y sonido.
Y en Matadero Madrid, tras una serie de sesiones de investigación-workshop previo de una semana, conducidas por Sylvain Huc se llegó al resultado de Gameboy, realizado con intérpretes afincados en Madrid y bailarines provenientes de Toulouse y Barcelona, Gameboy ofreció la oportunidad de preguntarnos a nosotros mismos cómo pensamos la masculinidad, su carne, su piel y su presencia.
Adolfo Simón


Óyeme con los ojos de María Pagés en el Teatro Español

Óyeme con los ojos se construye en torno a ocho escenas dramatúrgicamente muy marcadas tanto por la coreografía como por la música que constituye por sí sola un personaje dramático fundamental. Su singularidad reside en que la historia y la palabra, el ritmo y el cante, la melodía y el zapateado, la percusión y la voz, interactúan con fluidez alimentados por sutiles pinceladas de humor e ironía. María Pagés, después de realizar espectáculos de grandes dimensiones, propone en esta ocasión, un espacio de intimidad donde su mirada profunda sobre la danza, la susurra bailando a los oídos del espectador. Una experiencia exquisita y arriesgada que pocas veces se puede disfrutar en un teatro.
Adolfo Simón


“We Woman” de Sol Picó en el Teatro Español

Sol Picó estrena en el Teatro Español su última pieza llamada “We Woman” donde podremos disfrutar tan solo durante dos días de esta fascinante pieza. En este caso hablamos de tiempos, de espacios, de culturas, de historias, pero sobretodo, de mujeres. La multiculturalidad y la personalidad de cada una de las integrantes se ven entrecruzadas por las líneas temporales de la historia, dónde la tierra se hace testigo de ello y da espacio para que los cuerpos dancen. El mestizaje se vuelve ahora lugar de habito, las historias se entrecruzan por cada una de las integrantes, dejando que la propuesta se manche de carácter. Estamos ante una de las piezas que merece la pena recorrer para así poder dejar que nuestra mirada encuentre hogar en ella.
África Anamú


Martha Graham en el Teatro Real

La Martha Graham Dance Company ha celebrado en el Teatro Real, el 90º aniversario de su fundación. Su presentación en el escenario de la Plaza de Oriente, al que ha llegado por primera vez, ha sido con un programa doble compuesto por diez coreografías emblemáticas de la creadora norteamericana y de otros colaboradores de la compañía. Martha Graham, cuyo nombre es uno de los más importantes en el mundo del arte del siglo XX, tuvo la capacidad de crear un lenguaje único, basado en la capacidad expresiva del cuerpo humano y nacido de la experimentación de movimientos elementales de contracción y liberación. Su vocabulario ha evolucionado a través de los grandes coreógrafos, tanto contemporáneos como posteriores a la creadora norteamericana, y en los bailarines educados en su escuela y desarrollados en la compañía. Cuando se tiene la suerte de asistir en un mismo día a un programa doble de piezas de esta inmensa creadora, es imposible no pensar que hace setenta años, esta artista visionaria, ya creó estéticas y coreografías que siguen siendo modernas, actuales y contemporáneas. La variedad de temas y propuestas expuestos hizo del sábado un día lleno de belleza y emoción. El arte con mayúsculas no tiene fecha de caducidad.
Adolfo Simón


Diosas & Demonias de Blanca Li en los Teatros del Canal

Como en la época de los dioses griegos, se alían y se enfrentan, se transforman en demonias o en divinidades benéficas para cambiar el destino de los humanos, sembrando alrededor de ellas fuerza, alegría y energía. Esta obra expresa el poder universal creativo femenino, inspirado por las mitologías clásicas o primitivas, y gracias a sus talentos distintivos. Blanca Li nos sorprende en cada propuesta, siempre aborda nuevos retos. En esta ocasión se acompaña en la escena de la estrella del Bolshoi Ballet María Alexandrova para realizar una creación original inspirada por temas mitológicos. El resultado es fascinante. Una hora y media de poderosas imágenes, de ritmo trepidante en las coreografías y de sincronía total entre las intérpretes. Un collage de luchas sobre el bien y el mal, la armonía y el horror…Un derroche de belleza crepuscular y de fuerza poderosa en la escena.
Adolfo Simón


Synectikos dentro de Una mirada diferente en el CDN

La performance espacial, dancística y musical ha llegado al Festival Una mirada diferente. Cada año se suman riesgos a esta muestra que deja claro una cosa: No hay diferencias en el arte y la creatividad. Synectikos crea una propuesta compleja donde la danza, la construcción espacial y la música se fusionan para producir ante nuestros ojos, un espectáculo inquietante.
Adolfo Simón


Periferias escénicas

Me fascina cuando los creadores se saltan las reglas del escenario y se lanzan al hall de una sala o nos llevan de la mano al camerino…o nos suben a un bus y nos invitan a mirar la ciudad de otro modo…
Este fin de semana pasado he vivido tres experiencias muy curiosas… Dentro de Una mirada diferente…El Colectivo El Brote, Telmo Irureta y Naranja Imaginario nos invitaron a emocionarnos, reírnos y sorprendernos con su visión sobre el arte a partir de la fragilidad, la lucha y la belleza de lo que se considera correcto o no en la vida y el discurso combativo.
Como cierre de la edición de Surge, se han presentado un par de propuestas no convencionales, creadas dentro del marco de Actividades Transversas: Alifato, un viaje sobre camellos imaginarios por el barrio de Lavapiés trazando un mapa entre el pasado y el presente y Prácticas de la intimidad realizada por Antonio de Paco e Inés de la Iglesia en Plot Point. En esta última, el blanco, la comida y la sensorialidad ocupaban el espacio sin barreras de la escena.
Adolfo Simón