Revista digital de Artes escénicas -Año 5-

MÚSICA

40 años en imágenes del Ballet Nacional de España

El Ballet Nacional de España (BNE) cumple 40 años y ha querido celebrarlo con la publicación de un libro excepcional que recoge cuatro décadas de historia a través de la fotografía. Bajo el título de “40 años en imágenes” esta publicación se presenta como una joya editorial con la que leer la intensa y prolífica trayectoria de esta compañía, como un tributo a todos a los que han formado y forman parte de ella.

Antonio Najarro, su director desde hace ya siete años, sigue en su empeño de dar a conocer el legado que está dejando y creando esta institución, de ponerle a la altura que se merece y de llevar esa marca España por todo el mundo con la distinción y calidad que les certifica y avala.

Un valiosísimo archivo fotográfico, forjado desde 1978, año de la fundación del Ballet Nacional de España, testimonio de la historia de esta entidad pero también de la historia de la danza en nuestro país, es columna vertebral de esta publicación que recoge el legado de grandes fotógrafos, protagonistas también de 40 años en imágenes.

Asimismo, se ha querido llegar a todos los amantes de la danza y por ello, este maravilloso archivo fotográfico también se podrá ver en la exposición que desde el 8 al 24 junio estará en Casa de Vacas del Retiro de Madrid.

Un libro y exposición que ha sido inaugurada hoy por Eduardo Fernández Palomares, Subdirector de Música y Danza del INAEM y Antonio Najarro Director del Ballet Nacional de España.

Presentación de “40 años en imágenes del BNE”

Ambos trabajos son una iniciativa del Director del BNE, Antonio Najarro que ha contado con la coordinación y elaboración de la periodista especializada en danza Mercedes L. Caballero y el diseño de Bernardo Rivavelarde, reconocido artista visual.

A lo largo de dos años de trabajo, para la realización del libro, la periodista Mercedes L. Caballero, creadora de Unblogdedanza y especializada en  la información, crítica y difusión de la danza desde hace más de quince años, ha contado con la colaboración de todos sus protagonistas, en primera persona o a través de  quienes conocieron bien a los directores que ya no se encuentran entre nosotros, tanto en la elección de las fotografías que lo componen como en las entrevistas que les ha realizado, testimonio de quienes han forjado la historia de esta entidad.

Bernardo Rivavelarde, diseñador gráfico que ha creado la imagen de este libro, acumula una larga trayectoria en la edición y diseño corporativo de entidades como el Staatsballett Berlín, bajo la dirección artística de Nacho Duato, la imagen gráfica del Teatro de la Zarzuela durante los años 2012 a 2016 o el festival Madrid en Danza. Sus imágenes juegan con nuevas texturas y filtros que realzan las ya conocidas y seleccionadas para componer esta nueva obra. Su misión era dar valor a estas imágenes antiguas y darles un toque actual, atrayente y que ensalce la labor gráfica de todos los fotógrafos que han tenido la suerte de inmortalizar los momentos coreográficos más importantes del BNE.

El libro enmarcado en una edición de lujo recoge 96 fotografías de 32 fotógrafos, que reflejan 76 obras de 40 coreógrafos, 14 voces (directores del BNE y allegados) y emblemáticos bailarines de nuestro país que han pasado por las filas del BNE. En definitiva, un libro único ya que recoge dos años de trabajo de la periodista Mercedes Caballero y que ha contado con la colaboración de todos su protagonistas.

En cuanto a la exposición y en palabras de Antonio Najarro, director del Ballet Nacional de España, “con el se cumple uno de mis sueños como es el de hacer un apasionante recorrido por la historia e intensa andadura de la compañía desde sus orígenes hasta la actualidad. Presentándola con un original formato creado bajo el excepcional prisma creativo del artista Bernardo Rivavelarde, inspirado en fotografías captadas por los objetivos de grandes fotógrafos. Imágenes de emblemáticos escenarios, de camerinos, de ensayos… imágenes que dejan constancia de que la danza española puede y debe convivir en comunión con otras manifestaciones artísticas. A través de estas imágenes se inmortalizan la forma y el alma que tanto define la entidad de nuestros espectáculos que defienden nuestra danza española en todos sus estilos y formas. Desde la escuela bolera y el flamenco, hasta nuestro rico y maravilloso folclore o la danza estilizada, espectáculos únicos en estilo en el mundo. Cada una de las imágenes que van a ver respira dedicación, cariño, respeto, audacia, arte y mucho amor por el Ballet Nacional de España”.

Luis Mª G. Grande

Anuncios

Enseñanza libre y La gatita blanca en el Teatro de la Zarzuela

El Teatro de la Zarzuela nos presenta una propuesta escénica innovadora, en la que el patio de butacas se convierte en escenario y el escenario y palcos acogen al público para ver dos obras de Gerónimo Giménez que merece la pena rescatar. Todo un despliegue escenográfico que no resta calidad a la interpretación musical y que dinamiza dos obritas que por separado no tendrían tanta relevancia como unidas. Es cierto que reúnen números líricos importantes y que están en el subconsciente de todos nosotros, pero además le dan un barniz muy especial al desarrollarse en la especie de pista de circo que forma el patio de butacas. En “Enseñanza libre” nos adentramos en el mundo del teatro dentro del teatro, la ficción de montar una obra lírica es la excusa perfecta para transitar por el teatro y para renovar su puesta en escena. Algunos números han sido dotados de una espectacularidad creativa que merece la pena disfrutar, como el desfile de lámparas de cristal humanas que forma el coro, cual a modo de vedettes transitan por la escena alrededor de su gran reina, la lámpara principal del teatro, que baja casi hasta el suelo para rendirles pleitesía y que se convierte en un escenario de lujo. En “La gatita blanca” experimentamos con una obra creada en los primeros años del siglo XX pero que enlaza con espectáculos de varietés y revista de los años setenta. Toda una invención de Enrique Viana y Daniel Bianco que devuelve el esplendor a un género que necesita esta renovación y dinamismo. Un acierto, una osadía y un conjunto que nos sorprende y que merecen ser vistos en esta nueva producción del Teatro.

Luis Mª García Grande

 


Anar de carenes al cel en ZIP/Teatro Español

Segunda pieza que he disfrutado del programa ZIP. De momento, la promo no corresponde a lo que está programado; parece un conjunto de piezas transgresoras y las dos que he visto hasta hoy, son propuestas exquisitas, sensibles y complejas. En “Anar de carenes…” se mezcla la documentación audiovisual comprometida con la indagación en los lenguajes populares del que provienen los integrantes de la pieza…Texto, música, imagen y folclore componen un menú que nos hace recorrer sabores de muchos tipos…un placer intenso.
Adolfo Simón


Bailar el agua en el IDEM de La Casa Encendida

Dicen que el arte contemporáneo precisa de una capacidad de análisis y contemplación específica, que no todo tipo de público puede disfrutar de ello. Bailar el agua es el ejemplo claro de que esto no es así. Es verdad que, a menudo, los artistas hacen ejercicios de introspección que no permiten que el público acceda a su obra; es una opción, pero también es cierto que el arte ha de ser un acto comunicativo y que los creadores han de asumir ese reto. Bailar el agua tiene como objetivo, en sus intérpretes, acercar, compartir y provocar placer y emociones a todo el que se acerca a sus propuestas y así, descubrimos que un niño, un adulto, una persona con otro nivel de capacidad, etc…pueden disfrutar de su “juego escénico” porque el principal objetivo es comunicar y “dialogar” entre el patio de butacas y la escena. Eso es lo que ocurre en Bailar el agua, fragilidad y poesía… Una de las propuestas más coherentes en esta edición de IDEM 2016.
Adolfo Simón

aguaba


“LA BELLEMONT”.FESTIVAL DE ARTE SACRO EN LA CAPILLA REAL

La Comunidad de Madrid acoge hasta el próximo 3 de abril  la XXVI edición del Festival Internacional de Arte Sacro con 30 conciertos en los que se ha apostado por la calidad y la renovación, y con los que se pretende conectar música y espiritualidad.

Por primera vez este año, se abre una línea de cooperación con las principales instituciones culturales españolas. Así, se llevará la programación de los conciertos de La Bellemont y La Ritirata a la Capilla del Palacio Real de Madrid, gracias a la colaboración de Patrimonio Nacional. Una oportunidad única para conocer este entorno y disfrutar de su acústica.

El estreno en este emblemático emplazamiento es el concierto de La Bellemont esta noche 04 de Marzo a las 20:00, que rendirá homenaje a Francois Couperin, uno de los más grandes exponentes de la música barroca francesa. Conocido sobre todo por su vasta producción para teclado, fue también un conspicuo autor de música sacra, si bien es esta una faceta bastante menos conocida. La semana que viene (10 de marzo a las 19:30) será la formación La Ritirata quienes interpreten la obra ¡Albricias, Oh mortales!, una cantata barroca para que la que se aplican los más rigurosos criterios históricos dentro del uso de instrumentos modernos.

LA BELLEMONT, Plaisir sacre

Viernes 4 de marzo, 19:30 h.

CAPILLA DEL PALACIO REAL DE MADRID

Entrada libre hasta completar aforo

LA RITIRATA, ¡Albricias, Oh mortales!

Jueves 10 de marzo, 19:30 h.

Capilla del Palacio Real de Madrid

*Entrada libre hasta completar aforo


VI Festival de Ensembles en los Teatros del Canal

Más info en: http://www.teatroscanal.com/espectaculo/festival-de-ensembles-vi/image017


Antony and the Johnsons presentaron Swanlights en el Teatro Real

No es la primera vez que Antony Hegarty pisaba las tablas del Real, ya había pasado por allí con el espectáculo The Life and Death of MArina Abramovic, dirigido por Robert Wilson hace poco. Esta vez hemos tenido la gran oportunidad de ver el espectáculo “Swamlights”. en 2012 el MoMA le encargó una obra para una única representación en el Radio City Music Hall de Nueva York, en la que Antony, en colaboración con el artista Chris Levine, el iluminador Paul Normandale y el escenógrafo Carl Robertshaw transformaron el escenario en el interior de una montaña blanca repleta de cristales y luces fragmentadas…

Un espectáculo mágico en todos los sentidos: por la voz única de Antony , por su presencia, por la de sus músicos, por la de la orquesta titular del Teatro Real, por la de la escenografía e iluminación…

Como en todos los conciertos de Pop que se precie tiene que haber un telonero, en esta ocasión, el prólogo fue ‘Ascension’, una pieza coreográfica interpretada por Johanna Constantine, que nos introdujo a ese mundo surrealista creado para dar placer a nuestros sentidos.

Acto seguido, sobre el escenario pudimos ver cómo un Antony iba apareciendo entre nubes verdes creadas con laser  en una atmósfera completamente imaginaria que nos recordaba a Superman en las montañas de hielo al lado de la kryptonita.

Un Antony entregado y libre, en estado de gracia que fue interpretando las canciones que ha ido creando a lo largo de su trayectoria, partiendo del pop y elevándose hasta la categoría de un espectáculo más que digno de las tablas del Teatro Real. Una voz única, espiritual que puede mover montañas y  elevar a un público a un mundo imaginario, su mundo, el que Antony ha creado. Como dijo en la rueda de prensa previa: “Se espera que el pop solo hable de fantasías románticas, pero puede ser tan profundo como quieras” y efectivamente así lo ha demostrado, ha infundido toda su personalidad para demostrarnos que el pop puede ser tan clásico y tan sublime como La Boheme.

Porque el pop puede hablar de nuestra realidad y tener un trasfondo político, social y humano y a Antony le preocupa transmitir a la sociedad su forma de pensar y de vivir, desde la máxima humildad y timidez que le caracteriza y que le ha elevado hasta el punto en el que está, casi casi en el cielo, como los ángeles, esos que cantan tan bien.

Luis Mª García Grande.