Revista digital de Artes escénicas -Año 5-

ÓPERA y ZARZUELA

STREET SCENE de Kurt Weill en el Teatro Real

El estreno en el Teatro Real de “Street Scene” de Kurt Weill, ha sido uno de los acontecimientos de esta Temporada. Con libreto de Elmer Rice, basado en su obra homónima (premio Pulitzer 1929) y letra para las canciones de Langston Hughes, “Street Scene” cuenta una historia de vidas anónimas en una gran ciudad de manera brutalmente realista. Esta ópera, la primera compuesta por Weill en su exilio americano, fue denominada por el autor “ópera estadounidense”, y en ella se amalgaman la comedia musical de Broadway, el jazz norteamericano y la tradición europea operística. Impacta que en la programación de este año aparezca un espectáculo que nos hace reflexionar sobre el mundo de los “no” poderosos. Una historia de supervivencia y sueños truncados para unos personajes que sobreviven sumergidos entre el calor y la pobreza. Llama también la atención que una ópera creada por Weill hace tanto tiempo, hablase ya del desahucio y de la violencia sobre la mujer. Con un final sorprendente que debería ser tenido en cuenta como una fórmula para evitar desigualdades entre hombres y mujeres. Un montaje espectacular e íntimo a la vez, con momentos de luz y penumbra. Una experiencia sugerente que los aficionados podrían disfrutar en las funciones que se harán en junio.
Adolfo Simón

Anuncios

El Pintor de Albert Boadella y Juan J. Colomer en los Teatros del Canal

Albert Boadella se ha rodeado de un equipo artístico contemporáneo, tanto el espacio escénico e iluminación, como el movimiento escénico y el tratamiento actoral en los cantantes, huye de la fórmula clásica para estar en sintonía con la mirada que se realiza sobre Picasso y su obra. Aquí, como nos tiene acostumbrados Boadella, no pretende mostrar un perfil del genio de la pintura que haga elogio a su trayectoria, más bien busca y argumenta todo aquello que podría suponer descrédito para el autor del Gernika. Un recorrido sobre su vida, saltando de mujer a mujer como elemento perturbador e inspirador de su obra nos muestran a un hombre que pinta con testosterona más que con colores. La ocasión de vender su alma a la comercialidad empuja al genio a desvirtuar su mirada sobre el arte y su evolución. Una propuesta sin grandes alardes, conceptual, centrada en el personaje, su biografía y su conflicto con otros pintores de su tiempo. La música acompaña cada pasaje para ser fiel a esta lectura de uno de los mayores genios del siglo XX.
Adolfo Simón


Maruxa en el Teatro de la Zarzuela

Estrenada en el Teatro de la Zarzuela, el 28 de mayo de 1914. En la nueva producción del Teatro de la Zarzuela se realiza un canto a Galicia, Maruxa es Galicia. Transcurre en el final del mundo conocido para los romanos, como Finisterre, frontera entre la realidad y la leyenda celta. Los libretos de las zarzuelas pecan de melodramáticos y se centran en historias de amor, en general. La música suele sobrevivir mucho más que las historias; es más placentero oír a la orquesta que seguir muchas veces la trama. No obstante, en esta nueva etapa del Teatro de la Zarzuela, hay gran interés por darle un giro dramatúrgico a las narraciones, para conectarlas con el público de hoy. La Maruxa que se puede disfrutar en estos días en Madrid hay una línea paralela en la puesta en escena que, al fondo de la historia de amor, el poder está tramando también; como metáfora de un tiempo sin medida, el abuso sobre la sociedad. La primera parte de la obra nos muestra apuntes de lo que, en la segunda parte, será el estallido de la línea contemporánea de la historia. Seguramente, al público habitual de este teatro no le resultará cómodo el planteamiento, pero hay que empezar a pensar en los espectadores del mañana que quieren seguir disfrutando de nuestras obras líricas sin que se conviertan en material de museo.

Adolfo Simón


Dead Man Walking en el Teatro Real de Madrid

El 26 de enero se estrenó en el Teatro Real de Madrid, Dead Man Walking, primera ópera del compositor Jake Heggie, basada en el libro homónimo de la hermana Helen Prejean, llevada al cine como “Pena de muerte” por Tim Robbins con Sean Penn y Susan Sarandon, ganadora del Óscar a Mejor Actriz. Dead Man Walking (Ahí va el hombre muerto) – argot de las prisiones estadounidenses para referirse al condenado a muerte cuando es trasladado desde la celda hasta la silla eléctrica- es una reflexión sobre la pena de muerte y, al mismo tiempo, sobre el poder redentor del amor. La mezzosoprano Joyce DiDonato da vida en el Real a la hermana Helen Prejean, protagonista del drama, bajo la dirección musical de Mark Wigglesworth y escénica de Leonardo Foglia. Una producción contemporánea que permite imaginar el debate sobre el bien y el mal en cualquier época. La intensidad teatral de la puesta en escena a la que se suma el gran trabajo interpretativo del elenco principal hace de esta ópera un espectáculo poco habitual en la cartelera operística. Un viaje personal e intransferible para reconocer los espacios sin luz que hay en nuestro mundo de hoy que no deja de ser un reflejo de nuestros orígenes.
Adolfo Simón


La traviata de Anto Rodríguez en Pradillo

Violetta celebra una fiesta en la que conoce a Alfredo, un joven de buena familia que le declara su amor. Con mucho miedo por sentirse incapaz de amar y ser amada decide finalmente empezar la relación con Alfredo lejos de su vida pasada como cortesana. El padre de Alfredo exige a Violetta que deje a su hijo para salvar la honra de la familia. Ella, destrozada por el dolor, abandona a Alfredo y le hace creer que está enamorada del Barón. En una fiesta, Alfredo humilla a Violetta delante de sus amigos, pero el padre de este interrumpe la escena para despreciarlo por su conducta y contarle la verdad. Alfredo arrepentido se encuentra con Violetta enferma de tisis. Justo antes de morir en sus brazos, le pide a su amado que se case con una buena mujer. Este podría ser el resumen de la ópera de Verdi, la escenificación, normalmente dura unas tres horas, aquí, nos encontramos, en cambio, ante una visión peculiar de la obra, una vez narrado el cuento, Anto Rodríguez se dedica a convocar nuestra atención sobre una serie de momentos o enfoques de la pieza para que descubramos lo que hay más allá de la narración convencional. Una performance operística muy interesante para abrir la segunda etapa de la nueva programación de Pradillo.
Adolfo Simón


La Bohème de Giacomo Puccini en el Teatro Real

Una nueva producción de La bohème de Giacomo Puccini, con Paolo Carignani, en la dirección musical, y Richard Jones, en la de escena, ha llegado al Teatro Real en coproducción con la Royal Opera House de Londres y la Lyric Opera de Chicago. El frío diciembre de Madrid nos transporta al invierno parisino, teñido de melancolía, para acompañar el amor truncado de Rodolfo (Stephen Costello/Piero Pretti) y Mimì (Anita Hartig/Yolanda Auyanet). Puccini construye una historia protagonizada por personajes juveniles, cargados de inocencia y esperanza, cuyos sueños se truncan en medio de la miseria y cuyas vidas siguen conmoviendo hoy en día. La belleza musical, la eficacia dramática, los motivos orquestales y la narración sentimental propia del melodrama italiano hacen de La bohème una de las óperas más queridas. Y en esta nueva versión escénica se evoca un espacio desubicado en el escenario, dejando a la vista que los momentos de la obra son fragmentos de sueños utópicos. Esa mezcla entre la estética planteada por la obra, en una caja teatral donde queda a la vista que vivimos historias llenas de teatro dentro del teatro. Una propuesta que nos distancia del tiempo de la obra para vernos reflejados en ella.
Adolfo Simón

 


Exposición Auschwitz – Centro de Exposiciones Arte Canal de Madrid

http://auschwitz.net/