Revista digital de Artes escénicas -Año 5-

ÓPERA y ZARZUELA

Fausto en el Teatro Real

La leyenda de Fausto, el hombre que vende su alma al diablo a cambio de poder y conocimiento, bebe de diversas fuentes populares. Al igual que la de Orfeo o la de Don Juan, ha pervivido a lo largo de los años plasmada en un sinfín de manifestaciones artísticas. Solo en el terreno musical, ha inspirado a compositores tan diversos como Richard Wagner, Franz Schubert, Gustav Mahler o Hector Berlioz. No escapó tampoco Charles François Gounod a esta historia hipnótica, a partir de la cual compondría la que acabaría siendo su ópera más popular. En esta propuesta estrenada en el Teatro Real y dirigida por Àlex Ollé (La fura dels Baus) se huye de los habituales efectismos del sello furero para centrarse en la historia que nos muestra el mal y el bien como las dos caras de una misma moneda. Un mundo futurista donde todo está en manos de la investigación y el deseo por trascender, los hombres se convierten en seres sin humanidad, cercanos a los robots que no tienen sentimientos pero si ambición. Un universo plástico lleno de referencias al comic y las películas catastróficas acompaña a Fausto en su bajada a los infiernos, allí donde descubrirá sus miserias y la cara oculta de su personalidad. Musicalmente fue impecable la orquesta, dirigida por Dan Ettinger.
Adolfo Simón

Anuncios

La ópera Bastián y Bastiana de Mozart se representó en Camporrobles-Valencia

El espectáculo que se ofreció en Camporrobles se engloba dentro del proyecto Arts Volant del Palau de les Arts Reina Sofía y es parte de la programación de las actividades desarrolladas por la Unión Musical “Mar Chica” en la conmemoración de su Centenario, entre las que se podrá disfrutar del Encuentro Comarcal de Bandas de la Tierra del Vino, Concierto de la Banda Municipal de Valencia, Concierto de Presentación de la Madrina de la Música, Exposición en el museo “Cien Años de Música”, Concierto de pasodobles, Conciertos de música de cámara e intercambios de bandas juveniles entre otras muchas actividades previstas.
Camporrobles disfrutó de “Bastián y Bastiana”, una de las óperas más emotivas e interesantes de Mozart, que narra la historia de amor entre dos jóvenes en una humilde aldea de pastores. Los cantantes del Centro Plácido Domingo protagonizaron esta obra que se interpretará con acompañamiento de piano en un camión-escenario acondicionado con iluminación, sonido y escenografía adaptada, para dotar de la máxima calidad escénica la representación.
Con esta representación, Camporrobles pudo asistir a un espectáculo, la ópera, que es un bien cultural reconocido como patrimonio de la humanidad.
Inspirada en la compañía de teatro ‘La Barraca’, de Federico García Lorca, que representó obras de teatro clásico español en más de 70 pueblos al principio de los años 30, Les Arts ha creado a tal efecto su propia compañía itinerante que viajará en un gran camión adaptado para transformarse en un escenario móvil capaz de acoger una función de ópera en directo.
La ópera que se representó en Camporrobles suma dieciséis pequeños números musicales, con una entrada instrumental, un recitativo, once arias, dos duetos y terceto final, además de incluir partes habladas.
El libreto, basado en ‘Les amours de Bastien et Bastienne’, de Favart y Harny de Guerville, narra la historia de amor entre dos jóvenes que transcurre en una humilde aldea de pastores. Ambos están enamorados el uno del otro, pero la inseguridad les hará recurrir -cada uno por su cuenta- al brujo Colas para que con sus poderes mágicos provoque que ambos vuelvan a sentir atracción. Bastiana provocará los celos de Bastián, haciéndole creer que está enamorada de otro joven, y él intentará atraer su atención amenazando con suicidarse. Al final habrá reconciliación y preparativos de boda.
Es muy importante que la cultura viaje y se desplace de los focos habituales, estar de vacaciones o visita en lugares pequeños de nuestra geografía y poder disfrutar de piezas de teatro, conciertos o exposiciones que tienen calidad e interés, es una forma de ayudar a que la ciudadanía se sensibilice y enriquezca su día a día. Allá donde encuentren el anuncio que informe de esta representación, acudan a verla porque les sorprenderá.
Adolfo Simón


¡24 horas mintiendo! en el Teatro de la Zarzuela de Madrid

Comedia musical en dos actos con música de Francisco Alonso, libreto de Francisco Ramos de Castro y Joaquín Gasa en versión libre de Alfredo Sanzol para esta puesta en escena. Esta obra fue estrenada en el Teatro Bretón de los Herreros de Logroño el 12 de junio de 1947 y ahora llega a la cartelera actual de nuestra ciudad con una puesta en escena arrevistada y enloquecida. Jesús Castejón que protagoniza y dirige la obra ha elegido una estética setentera que le da un aire pop y disparatado. También plantea una interpretación rayando la astracanada con la que consigue que los personajes estén al borde del abismo emocional. Un disparate no solo en la trama por el bucle de embustes que son el eje de la trama si no por las relaciones límite entre los personajes y las escenas en las que, de vez en cuando, se intercalan números musicales divertidos, a medio camino entre la revista y el cabaret. La música acompaña a la perfección este juego escénico en el que la mentira y la verdad se dan la mano a todos los niveles.
Adolfo Simón


Lucia di Lammermoor de Gaetano Donizetti en el Teatro Real de Madrid

Auténtico paradigma de la ópera italiana romántica, Lucia di Lammermoor, el más logrado y célebre de la extensísima lista de dramas líricos de Gaetano Donizetti, suscitó desde un inicio admiración por hacer del canto un vehículo para conmover y no una mera sucesión de fuegos artificiales vocales. La obra abrió al bergamasco las puertas de París, y fue la única de las que alumbró que se mantuvo en el repertorio antes del Donizetti Renaissance que, a partir de la década de 1950, consagraría definitivamente al compositor.
La trama gira en torno a una joven enamorada que cae en la más profunda desesperación al verse acusada por su amante de traición por haberse casado, contra su voluntad, con otro hombre. Lo que el amante desconoce es que las nupcias se celebraron bajo una falsa presunción de infidelidad. El dolor que inunda a la joven la abruma hasta el punto de hacerla enloquecer, dando pie a una de las escenas más célebres de la historia de la ópera, tanto por su genialidad musical como por el nivel de introspección psicológica que revela. El ineludible trágico desenlace rubrica una obra que, sin atisbo de duda, mantiene hoy intacta su capacidad para emocionar. A día de hoy ya hemos experimentado en teatro y cine muchas vivencias límite en las relaciones humanas, lo que se cuenta en el libreto de Lucia ya no es tan impactante como lo podría ser en el momento de su estreno. Pero, gracias a la puesta en escena llena de referencias estéticas y sociales, de una teatralidad impresionante, la obra adquiere una profundidad y atemporalidad inquietante que, sumada al fantástico reparto y a la dirección musical que consigue una atmósfera esencial gracias a una orquesta en esta de gracia, nos permite, en el patio de butacas, vivir un viaje trascendental poética e ideológicamente.
Adolfo Simón


Die Soldaten (Los soldados)de B. A. Zimmermann en el Teatro Real de Madrid

La única ópera que compuso Bernd Alois Zimmermann resultó tan abrumadora técnicamente que la Ópera de Colonia, responsable del encargo, la rechazó por considerar inviable su puesta en escena. Fue una versión algo más simplificada –aunque siempre endiabladamente compleja– la que finalmente vería la luz y a la sazón pasaría a erigirse como una de las obras clave del siglo XX. La obra parte de la adaptación de un texto del poeta alemán Jakob Lenz, y se rebela de manera más que deliberada contra la regla de las tres unidades –de lugar, acción y tiempo– del teatro clásico. Planteando un teatro de situación que se opone al teatro psicológico, Die Soldaten resulta una obra osada, imprescindible y radical. El Teatro Real estrena en España la primera versión escénica de Die Soldaten (Los soldados) y Calixto Bieito se enfrenta a la adaptación de esta obra magnífica, por su extensión de historias y personajes, que nos muestra seres humanos atrapados en un medio social mediocre y marginal, donde la razón sucumbe a las circunstancias. Pablo Heras-Casado asume el reto de la dirección musical de una ópera que tiene más de cien músicos en la orquesta y que, en esta ocasión, se instala en el escenario como un elemento dramático más. Si la música de esta ópera es excepcional y su ejecución eleva lo poético a notas sublimes, la historia que, siendo una narración focalizada sobre un mundo de desigualdad y poder nos sitúa frente a situaciones reconocibles, pero es, cuando la dramaturgia espacial y simbólica entra en juego, cuando la propuesta adquiere cotas brutales para descubrirnos lo que se esconde tras una sociedad miserable y aparentemente respetuosa con el ser humano. Tras las máscaras hipócritas se esconden ratas en los rincones del alma…Los soldados, una obra de arte de vanguardia.
Adolfo Simón


Grand Applause de Jorge Dutor y Guillem Mont de Palol en Naves Matadero

Imaginemos por un momento que la ópera Carmen de Bizet fuera una pieza de museo. Ahora imaginemos que esa obra expositiva cobrara vida de la mano de artistas contemporáneos como Luis Úrculo, Norberto Llopis o Bernhard Willhelm. Eso es Grand Applause, una exposición en cuatro actos o una ópera que recorre cuatro salas de una exposición creada por el escenógrafo y performer Jorge Dutor junto al coreógrafo, bailarín y también performer Guillem Mont de Palol.
Una nueva propuesta performática dentro del programa de esta temporada en Naves Matadero a través de la cuál, conseguir una visión de la ópera Carmen desde otro ángulo, huyendo de la convención y el costumbrismo de la historia de Margarita. Aquí, el protagonista es el espacio y las armósferas lumínicas y sonoras.
Adolfo Simón


Gloriana de Benajmin Britten en el Teatro Real de Madrid

Ivor Bolton, director musical del Teatro Real, afronta el reto de dirigir una de las óperas menos conocidas de Benjamin Britten, Gloriana, obra encargada para la coronación de Isabel II, cuyo estreno en Madrid ha tenido lugar el 12 de abril. Tras el rotundo éxito que en la pasada temporada consiguiera con Billy Budd, del mismo compositor, el maestro británico trabaja ahora junto al director de escena David McVicar para ofrecernos un retrato histórico, y poco amable, de la reina Isabel I de Inglaterra. Anna Caterina Antonacci y Alexandra Deshorties se alternan en la representación del papel protagonista, mostrando una Isabel atrapada por sí misma entre sus obligaciones como reina y la turbulenta relación que mantiene con el ambicioso conde Essex, Robert Devereux. Durante sus últimos años como soberana, Isabel I de Inglaterra se sabía una mujer al límite. Hija de Enrique VIII y Ana Bolena, sobre sus hombros seguía pesando la responsabilidad de un reino dividido y de una iglesia independiente de Roma. Detrás del esplendor oficial de su corte se escondía una mujer presa de sus contradicciones, superada por su envejecimiento y traicionada por el hombre que amaba. Un grandioso espectáculo que auna una propuesta teatral con una trama que recuerda a los grandes textos de Shakespeare con la reproducción de un mundo cargado de luchas y traiciones, sumido en sombras y luces. Un nuevo título para sumarse a la larga lista de la programación espectacular de esta temporada.
Adolfo Simón