Revista digital de Artes escénicas -Año 4-

ÓPERA y ZARZUELA

El cantor de México en el Teatro de la Zarzuela

La opereta Le chanteur de Mexico fue compuesta por Francis Lopez para el célebre y celebrado artista vasco Luis Mariano, y se estrenó, con un éxito arrollador, el 15 de diciembre de 1951 en el Théâtre du Châtelet de París. Para la ocasión fueron programadas numerosas funciones del espectáculo de Lopez, que, aunque francés de cuna, era de origen hispanoamericano con ancestros también vascos. El músico fue especialmente pródigo en la composición de operetas que saltarían a la fama en la voz del tenor español. La propuesta que presenta, el Teatro de la Zarzuela, muestra un escenario fantástico, al más puro estilo kitsch, donde se recrea un mundo tropical, sofisticado, en tecnicolor como corresponde a ese tipo de cine que persigue el gran espectáculo y que es precisamente el universo en el que se suceden todas las tramas de la historia. Una puesta en escena que enlaza exotismo con teatralidad, creando un efecto visual fascinante a la vez que nos narran la ambición desmedida de personajes que aspiran a triunfar a toda costa.
Adolfo Simón

Anuncios

Lucio Silla de Mozart en el Teatro Real

El Teatro Real comienza una temporada especial, la que conmemora el Bicentenario de su fundación y el vigésimo aniversario de su reapertura. Una ocasión para representar importantes títulos de la historia de la ópera que no han llegado a verse en su escenario y recuperar otros que ya pasaron por él. Es el caso de Lucio Silla, de W. A. Mozart, por primera vez en el escenario madrileño, que abrió temporada el 13 de septiembre. Lucio Silla cuenta con la participación del director musical del Teatro Real, Ivor Bolton, experto mozartiano, y del director de escena Claus Guth. Junto a ellos, la Orquesta Titular del Teatro Real y un doble reparto encabezado por Kurt Streit y Benjamin Bruns, alternándose en el papel del tirano Sila, y las voces de Patricia Petibon, Julie Fuchs, Silvia Tro Santafé o María José Moreno. Cuando salí del teatro tras la representación tenía una pregunta todo el tiempo en mi cabeza. ¿Cómo puede un joven artista genial crear su primera obra como si fuese un hombre maduro?. Es increíble!. La maestría musical y literaria es fascinante y no solo porque la compusiese un adolescente, también por la profundidad del tratamiento del personaje protagonista y su tiempo que, curiosamente, en la puesta en escena que se puede disfrutar en el Teatro Real, la convirte en atemporal; ya no se reflexiona sobre una época pasada, se nos advierte de los peligros del poder fascista amaprándose en la legalidad del mismo. Y todo con un tratamiento musical y escénico de gran envergadura, con un despliegue estético y poético profundo, creando un plano paralelo a la música que fortalece el discurso drsamático.
Adolfo Simón


El gallo de oro en el Teatro Real

El Teatro Real ha presentado en España El gallo de oro, la última ópera compuesta por el ruso Nikolái Rimski-Kórsakov, una parodia basada en una fábula infantil firmada por Aleksandr Pushkin. Una sátira feroz del gobierno zarista, con un equilibrio entre lo chabacano y lo trivial, donde se da cabida a melodías azucaradas, absurdas coloraturas, sonoridades irreales y una desbordada fantasía. Destaca por su descaro en la historia de la ópera, la fantasía y el simbolismo que adornan esta obra llamó la atención en su estreno, a principios del siglo XX, e hizo que fuera la única en traspasar las fronteras rusas de las 15 que compuso este autor. Una propuesta espectacular con tintes de cuento fantástico; podría haber sido un espectáculo que habría estado meses en la Gran Vía madrileña gracias a el tratamiento escenográfico de gran belleza, al que habría que sumar un equipo artístico potente.
Adolfo Simón


Bomarzo en el Teatro Real de Madrid

Había una vez una noble familia italiana que hizo construir cerca de su palacio un jardín sin par. Pero no es este el jardín soñado de los cuentos de hadas. Bomarzo es un lugar donde acechan figuras monstruosas esculpidas sobre rocas volcánicas. Un escenario de pesadilla en que Manuel Mujica Lainez sitúa su novela cumbre, que él mismo adaptaría para transformarla en libreto de ópera. El protagonista, el duque Pier Francesco Orsini, es un personaje de cuerpo y mente deformados en busca de la inmortalidad que, creyendo beber una pócima mágica, toma en cambio un veneno que le quita la vida. Mientras agoniza, Orsini rememora episodios decisivos y a menudo traumáticos de su existencia, en un aterrador juego de espejos donde los espectros de piedra no son sino un reflejo de su interior más tenebroso.
El Teatro Real estrena Bomarzo, ópera de Alberto Ginastera con libreto de Manuel Mujica Lainez basado en su novela del mismo título, lo que supone un acontecimiento en Madrid por tratarse de una obra fundamental en el mundo operístico latinoamericano. El director de escena Pierre Audi concibe un espacio mental y claustrofóbico, que pone de relieve la soledad del protagonista, Pier Francesco Orsini, inmerso en el mundo traumático del final de su existencia. El director de orquesta alemán David Afkham, actual director de la ONE, está al frente del Coro y la Orquesta Titulares del Teatro Real y de un reparto internacional encabezado por John Daszak, quien da vida al duque italiano.
Un espectáculo colosal con una factura multimedia que convierte el escenario del Teatro Real en un espacio contemporáneo en el que múltiples lenguajes escénicos se conjugan para construir un monumento virtual en tres dimensiones que se transforma en una monumental obra de arte ante los ojos del espectador.
Adolfo Simón


‘Rodelinda’ de Georg Friedrich Händel en el Teatro Real

“Rodelinda”, ópera en tres actos con música de Georg Friedrich Händel (1685-1759) con
libreto de Nicola Francesco Haym con la adaptación del libreto Rodelinda, regina de ‘longobardi, basado a su vez en la obra Pertharite, roi des Lombards de Pierre Corneille estrenada en el King’s Theatre de Londres el 13 de febrero de 1725 se presenta ahora en el Teatro Real con una nueva producción del Teatro Real, en coproducción de la Ópera de Fránkfurt, el Gran Teatre del Liceu de Barcelona y la Opéra de Lyon. Rodalinda ha contado para esta ocasión con uno de los mejores directores de escena del momento: Claus Guth y con la dirección musical de Ivor Bolton, uno de los máximos especialistas en la interpretación de este repertorio. De todos los tipos de amor que dibujan los libretos operísticos –el romántico, el prohibido, el familiar, el amor al poder, el amor a la patria o incluso el amor propio–, el que más escasea es precisamente el más ritualizado: El amor conyugal. Esta puesta en escena, de una grandiosa teatralidad, pone el acento en la mirada de un niño, y los pequeños de la casa, miran todo desde abajo, con una perspectiva diferente a la de los adultos. Los niños ven los acontecimientos que les rodean como una ensoñación, como si fuese un cuento fantástico donde ellos viven una aventura vertiginosa. Ellos pueden ver los espacios que cobran vida y que los reflejos de los mayores se convierten en monstruos acechantes. La obra cuenta una historia de pasiones y poder en un espacio cerrado que permite entrar al detalle de las emociones, la música interpretada con sensibilidad y el trabajo exquisito de los actores-cantantes nos conduce por un laberinto de emociones que se construyen y de-construyen constantemente frente a nuestros ojos. Vemos la narración de este cuento en blanco y negro…pero en paralelo, a través de los ojos del niño, descubrimos un mundo impresionista fascinante.
Adolfo Simón


Château Margaux / La Viejecita-Programa doble en el Teatro de la Zarzuela

Un programa doble que reúne estas dos joyas de la zarzuela que Lluís Pasqual, su director de escena, transforma en un programa de radio. En esta propuesta, que desarrolla un nuevo relato teatral, Château Margaux forma parte de un concurso radiofónico en cuya emisión se escuchan los números musicales de la obra. Esta historia prosigue con La viejecita, que forma parte del espectáculo como si fuera una representación emitida asimismo en directo desde el estudio de radio. Sobre todo ello sobrevuela el ambiente de la radio española de los años cincuenta, al que Lluís Pasqual impregna de sus recuerdos de infancia, donde la zarzuela escuchada a través de las ondas fue su verdadera educación musical. Una propuesta nostálgica, envuelta en la estética de ese tiempo de vals y telones de terciopelo.
Adolfo Simón


Le malentendu en los Teatros del Canal

Le malentendu es una ópera basada en la obra homónima de Albert Camus, concebida para cuatro cantantes, un actor, electrónica y orquesta de cámara, que plantea un ambicioso e innovador uso de la relación entre el texto —respetando el francés original— la electrónica, la amplificación y la instrumentación. Una propuesta insólita dentro del panorama de la ópera contemporánea. Para esta producción de formato de cámara se ha optado por realizar un exquisito planteamiento en el que el espacio escénico se convierte en una ventana a través de la cual conocer el subconsciente de los personajes, creando unas atmósferas inquietantes que nos recuerdan a los cuadros de Hopper; escenario propicio para el desencuentro fatídico de una familia desestructurada. La música, las voces y la recreación de los personajes está cuidada al máximo para convertir esta ópera en una pieza de altura.
Adolfo Simón