Revista digital de Artes escénicas -Año 5-

OPINIÓN

Tullidos en la Sala Tarambana

Una familia, un lugar y un tiempo indeterminado. La llegada de una persona a esa familia hace que el hijo, ciego y en silla de ruedas, le vea como los ojos y los pies que necesita. Poco a poco se van creando unas dependencias enfermizas dentro del seno familiar. En Tullidos vemos las relaciones humanas y familiares a través del espejo del esperpento, allí se refleja el verdadero rostro de nosotros, en los cuerpos torcidos y endiablados. Un viaje hacia el vacío emocional y sensorial.
Adolfo Simón

Anuncios

El silencio de Elvis en el Teatro Infanta Isabel

Esta obra cuenta la historia de Vincentín, un chico diagnosticado de esquizofrenia que en el interior posee alma de Elvis, le encanta cantar y bailar, siempre con una sonrisa bien grande en la boca. Su deseo es llegar a concursar en todos los realities de la televisión y su don, es saber lo que la gente va a decir. Su mayor traba y la de su familia es sufrir una enfermedad mental en un país azotado por la crisis. Una obra mostrada escenicamente con sencillez para que el tema que trata no quede superficial si no que tenga la atención que precisa una historia en la que lo importante es acompañar al personaje en el viaje a su deseo profundo.
Adolfo Simón


CabareterasRockeras en el Rêver Club

CabareterasRockeras vuelven a la carga con un nuevo show!. La misma energía canalla de siempre, nuevos temazos y mucha diversión. ¿Quieres conocer la fina línea que separa el Cabaret del Rock&Roll?. Este chou no es un concierto de Rock, ni un cabaret al uso, es ambas cosas y mucho más!. Lo estuvimos viendo en el estreno en el exquisito local Rêver Club y ahora vuelven el 2 de marzo. Esa noche, Madrid será un poco más loco.
QRLA


Cabaré Volter en el Teatro del Barrio

Cabaré Volter es una pieza dadísta creada en residencia en el Teatro del Barrio. Una obra en la que se nos habla de lo humano y lo divino con acidez y sarcasmo. Dos mujeres, actrices combativas y una pianista van desgranando múltiples visiones sobre una sociedad actual que se obsesiona con las formas y no con los contenidos. Irreverente y delirante.
Adolfo Simón


Y los huesos hablaron de Societat Doctor Alonso en Conde Duque

Y los huesos hablaron es una propuesta escénica gestada en talleres y residencias en España y Méjico que nace del proceso de investigación de “El desenterrador”, una experiencia en la cual se investigaba la “corpología” de las palabras o, dicho de otra forma, la capacidad que tienen las palabras de generar un mundo ético, un sistema político y un orden social concreto. Además, cada representación estará seguida de un coloquio en el que participarán miembros de la compañía junto a René Pacheco, de Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica y un invitado especial. El periplo se inicia con una conversación en el hall del teatro donde el público rodea a unos personajes que leen un guión sobre el poder de la palabra ética en quien ostenta el poder. Después, en la sala, la propuesta escénica transita entre la perfomance sonora y visual en la que se incluye una intervención que sitúa los procesos de investigación sobre los desaparecidos. Teatro testimonial ensartado en una performance vocal sobre la palabra y su falta de contenido social.
Adolfo Simón


Zarabanda en el Teatro de las Culturas

Zarabanda es una composición musical que precisa de toda una vida para interpretarla, zarabanda podría ser la nana de toda infancia pero tal vez es lo último que escucha ese niño perdido durante el último aliento.
Zarabanda es una pieza teatral basada en la película de Ingmar Bergman en la que se nos habla de los paraísos perdidos, de los miedos convertidos en sombras en la pared… De aquello que soñamos como futuro y que se evaporó año tras año.
La puesta en escena es simbólica, no hace falta reproducir la realidad de los lugares porque tal vez, la acción, no ocurre en un tiempo determinado si no que pervive en una isla perdida más allá de los lagos suecos. Una pieza apoyada en el trabajo interpretativo, en los diálogos, miradas y silencios. Un espacio sin tiempo para repensar el sentido del viaje de la vida.
Adolfo Simón


MACHO MAN en los Teatros del Canal

A veces es interesante atravesar el espejo de Alicia para vivir su pesadilla durante unos minutos. Así me he sentido en el viaje por el laberinto de Macho Man…Mirando el paisaje del pasado que se repite en bucle hasta el final, eternamente…observarme en el espejo de otro rostro…leer los mensajes del gato impasible…o perderme en escaleras tras el conejo que se esconderá detrás de los duendes del jardín…leer un cuento sin texto donde las ilustraciones son reflejo del daño inútil. Hay un curioso viaje en esta instalación performática que nos invita a entrar en las entrañas de la semilla del mal…para sumergirnos por callejones sin salida hasta llegar al jardín de los deseos negados…y al final, mirar todo el plano de la casa del desamor desde la azotea. Solo queda salir y respirar, retomar el oxigeno para coger las riendas de la vida y conducir los caballos lejos del dolor y la muerte.
Adolfo Simón