Revista digital de Artes escénicas -Año 4-

OPINIÓN

Terrenal…Pequeño misterio ácrata de Mauricio Kartun en el Festival de Otoño a Primavera

Con más de cuatro décadas de carrera a sus espaldas, el argentino Mauricio Kartun (San Martín, 1946) está considerado como uno de los grandes maestros de dramaturgos de su país, además de un referente del teatro latinoamericano. Desde su debut en 1973 con Civilización… ¿o barbarie?, este autor y director se ha labrado una carrera marcada por el compromiso con la actualidad política de su nación, así como una escritura enraizada en la mitología clásica. Ambas cualidades se reflejan en Terrenal, una relectura del mito bíblico de Caín y Abel que, en manos de Kartun, se transforma en un conflicto de origen patronal más que de odio fraternal… y con marcado acento criollo. En su libreto, Caín representa a un pujante productor celoso de sus bienes y Abel, a un trabajador feliz de su libertad. Ambos relatan refranes y dichos típicamente argentinos a la espera de que aparezca su abuelo, un ser burlón que se transforma a lo largo de la obra. Hay una magistral peripecia en la escritura de este texto, Kartun opta por narrar la realidad desde una distancia dramática, sumergiendo las situaciones de pulso por el poder entre quien lo ostenta y el que lo anhela, a través de un juego verbal que propicia el disparate y la locura en la que nuestra sociedad contemporánea está inmersa en esa huida hacia ninguna parte, esa lucha por una meta que no tiene sentido ni ubicación moral. Establecer esta poética combativa en un teatro desvencijado y con personajes esperpénticos le da todavía más sentido profundo al discurso. Y, además, hay tres interlocutores geniales en escena que realizan un despliegue interpretativo de gran calado.
Adolfo Simón

Anuncios

Sensible en los Teatros del Canal

¿Es el amor sensible? ¿Lo somos nosotros cuando nos obsesionamos con alguien? Dos excepcionales intérpretes, Kiti Mánver y Chevi Muraday, dirigidos por Juan Carlos Rubio, exploran los estrechos límites que separan el amor del dolor, la felicidad de la angustia, sumergiéndonos en el abanico de emociones magistralmente trazadas por Constance de Salm en su aclamada novela. Una mujer madura y acomodada pasa por todas las etapas del calvario al descubrir a la salida de la ópera la traición de su joven amante, que sube al coche con otra mujer. Despechada se sumerge en una espiral de desenfreno intentando recuperar la atención de su enamorado. Juan Carlos Rubio da un salto en su trayectoria para enfrentarse a un material ajeno y sale airoso al adaptar la novela a la escena, dejando lo esencial para que la columna narrativa tenga garra dramática. Y se ha rodeado de un equipo excelente encabezado por una Kiti Manver en un momento cumbre de su carrera para encarnar a esa mujer que ha perdido el norte por amor. Lo que tal vez podría haber sido un monólogo intenso, se convierte en un diálogo curioso al incorporar a Chevi Muraday que da el contrapunto a la situación, mostrando no solo otro nivel escénico si no, también, lo que piensan los personajes y que no siempre dicen.
Adolfo Simón
http://www.teatroscanal.com/espectaculo/sensible-constance-de-salm-teatro/


“Nocturnonº3” en Teatro Pradillo

Me aferro a la idea de que ir al teatro lleva la gran responsabilidad de esta dispuesto a salir transformado. Hoy día con la gran cantidad de propuesta que nos ofrece la cartelera podemos saciar casi cualquier paladar, aunque a veces el viaje vas más allá. hay veces que sin esperarlo una sale del teatro con la necesidad de habitar aquello que ha visto, de sucumbir a su estímulo, de que el baile que vivieron los ojos lo hagan ahora los pies. “Nocturnonº3” es de esas cosas que no te esperas, es esa mirada penetrante, excitadora y desconocida de una estación de trenes, es la necesidad de revolverse en el asiento con el impulso de un corazón dispuesto, es ritmo, es cuerpo y música, es la perfecta conjunción de el espacio vacío que deja una nota en suspensión. Tratamos muchas veces de expresar lo que los ojos ven y no lo que el alma siente, por eso hay cosas que se escapan a la literatura barata. Ojalá siempre tengamos la suerte de seguir emocionándonos y enriqueciéndonos de esta forma, en pequeñito y en la intimidad de una noche que cobra la magia de un sueño.
Patricia Jorge


Hits de Tricicle en Madrid

Otra vez me vuelvo a encontrar con Tricicle, ahora vienen con “Hits”…Otra vez vuelvo a pasar un rato divertido y sosegado junto a ellos. Ya son cuarenta años que les conozco y están en mí vida; desde aquel número que le catapultó a la fama con la canción de Julio Iglesias que todos tenemos en nuestra memoria colectiva y que forma parte de aquella transición política que vivimos a finales de los setenta. Ahora quieren rendir un homenaje a su público y de paso repasar su gran carrera teatral. Sketches de todos sus espectáculos como: Maicomic, Slastic, Terrific, Exit, Sit, configuran este maravilloso mosaico teatral de estos grandes maestros del humor de nuestro país.
Recomiendo a las nuevas generaciones que conozcan a este grupo que lleva ya trabajando juntos cuarenta años y que vean como el humor inteligente nunca se pasa de moda.
Luis Castilla


Smoking Room en el Pavon Teatro Kamikaze

Adaptación teatral de la película Smoking Room, de Julio Walovitz y Roger Gual. Un montaje con personalidad propia que mantiene el espíritu que convirtió a la cinta en una de las películas de autor más celebradas del cine español de los últimos años. Hay algo muy sugerente en la puesta en escena y es el juego de planos cinematográficos que se crean con los rítmos rápidos en las transiciones gracias a un juego sencillo de movimiento de paneles; un sutil giro hace que la acción se sitúe en un lugar u otro, pudiendo saltar de una sauna a un despacho en un abrir y cerrar de ojos. Estos saltos espaciales y temporales también se realizan entre los personajes, dibujando de ese modo, una telaraña en la que van quedando atrapados todos por la complicidad que les une a través de un placer prohibido que han de disfrutar en secreto, haciendo aflorar de este modo, lo peor de cada uno de los personajes que se vuelven transparentes a los ojos del público. Un montaje actual que nos hace reflexionar sobre las debilidades de una sociedad que se cree evolucionada.
Adolfo Simón


Gravity&Other Myths con A Simple Space en el Teatro Circo Price

Gravity&Other Myths es una aclamada y premiada compañía de acróbatas australianos. Formada en 2009 en Adelaide, al sur de Australia, crea y dirige su propio trabajo, poniendo el énfasis en una aproximación lo más honesta posible a la creación. Más allá del circo tradicional o los modelos teatrales, la compañía busca una fusión simple y efectiva entre teatro físico y acrobático. Siete acróbatas -sutiles, frenéticos, directos- desafían sus límites físicos sin reservas. No hay trampa ni cartón: muy cerca de nosotros, en un escenario desnudo, sentimos su calor, percibimos el sudor y escuchamos cada pequeña respiración. Guiado por la percusión, inmerso en el más puro presente, A Simple Space despierta en el espectador una respuesta más visceral que cerebral. Y es que estos acróbatas se arriesgan con la posibilidad real del error, de la debilidad, sin más equipamiento que su fuerza bruta y su agilidad felina. Nada que esconder, solo permitir que las narrativas personales de cada uno brillen desde dentro. Esta honestidad es la esencia de A Simple Space. En algún momento de la historia, el hombre se puso en vertical y luchó con el equilibrio de su cuerpo en el espacio, muy pronto se olvidó de sus orígenes y su cuerpo perdió elasticidad y postura. Con esta propuesta, los acróbatas, de manera sencilla y de la mano del humor, recuperan ese momento perdido en el eslabón del tiempo para recuperar las mil posibilidades de saltar, trepar y dibujar líneas en el aire.
Adolfo Simón


Solitudes de Kulunka Teatro en el Centro de Arte Fernán Gómez

La compañia Kulunka Teatro presenta “Solitudes”, su segundo montaje después de “André y Dorine”. Una historia que, a través del humor, ahonda en la soledad y la incomunicación de los miembros de una familia. El mismo equipo creativo ha puesto en pie un nuevo trabajo de teatro de máscaras que, sin una sola palabra, resulta todo lo contrario a inexpresivo. Una obra imprescindible en la cartelera de Madrid. Un trabajo para público sensible que no busque el entretenimiento simple si no una historia que le emocione y le haga pensar. Poco a poco, la Compañía Kulunka está consiguiendo un espacio propio en la poética del teatro de lenguaje expresivo corporal y máscaras y lo están consiguiendo a base de tenacidad y profesionalidad. Sin duda, una obra que no va a decepcionar a nadie que acuda a verla.
Adolfo Simón