Revista digital de Artes escénicas -Año 4-

OTRO LUGAR…

“La la land”un tributo a la profesión de actor

Muchos pueden ver en La la land una película musical más, incluso la pueden tachar de convencionalista, tradicional y de coincidir con la línea que quiere imponer Donal Trump de recuperar las más férreas costumbres americanas a través del Hollywood de los años cincuenta. Pero este film de Damien Chazelle va más allá de eso, haciéndose preguntas sobre el oficio del actor, la inseguridad personal, el éxito, la lucha para conseguir un hueco entre esa marabunta de actorcillos que invaden Los Ángeles… Es la película del año por muchos motivos: su banda sonora, sus guiños al cine musical, la interpretación de Ryan Gosling y Emma Stone, la fotografía, … Incluso para los que no son seguidores de este tipo de películas enseguida les vendrá a la cabeza alguna otra que ya hayan visto…empezando por West side story, siguiendo por Un americano en París y continuando por Cantando bajo la lluvia…Porque la recuperación de escenas musicales con números de baile impecables y un colorido espectacular puede hipnotizar al más insensible.

Romántica sin caer en lo cursi, un ejercicio de creación original aunque aluda a otras películas, actual y clásica…una joya.

Déjense llevar por momentos inolvidables y emociones a flor de piel y sumérjanse en el mundo del jazz aunque sea por una hora y media…

Luis Mª García.

lala-land.jpg

 


Sobre Tríptico Dadá en el Museo La Neomudéjar

triptico1

¿Conoce la Neomudéjar?
¡Síii! Todo recto, y cuando llegue usted al Condis tuerce y camina de frente,
vuelve a torcer, hasta encontrarse con las antiguas dependencias del tren.
Y es que este periférico y vanguardista refugio artístico es reconocido por las gentes del barrio.
El arte instalado de forma inesperada, tejiendo redes entre cultura y diversidad social.
Cae la noche cuando llego al emblemático edificio…
La deconstrucción de un espacio,
la irrupción de lo nuevo, vomitado por lo viejo.
¡Este perturbador lugar está lleno de magia!
A la entrada del laberinto
instalaciones, exposiciones, experiencias multimediáticas,
el desapego de la objetualización del Ser
por un reduccionista y contaminado sistema,
reventando las costuras de lo convencional.
Arte in situ para voltear la contradicción.
Amabilidad, Lenin con amor,
y el divertido origen del mundo por Ikea,
susurrado por el guía del Hermitage,
son la antesala del espectáculo.
Se disuelve el espacio, luego el tiempo…
y el diminuto santuario- mesa me invita a soñar.

triptico2

¡Siempre quise ser Karenina!
Unas temblorosas manos me emocionan.
Una, dos, … tres luces ¡Efímeras ilusiones!
Acompaño su dulce baile y compongo con ellas dos sinuosas montañas de mujer.
Lanzan los dados y en ese escenario teatral me abrazo a la fatalidad.
La música, voz de la Gran Creación, y el fin de las preocupaciones.
Cae la nieve y con ella un amor que crece.
¡Mis recuerdos y mi soledad!

triptico3
Grandes olas de nieve presagian la victoria del mundo y mi derrota.
No saben amar, se alimentan de mis emociones,
y el miedo da paso a mi decadencia espiritual.
Mis pensamientos abonan el terreno del dolor.
No hago nada. Atrapada en la inmovilidad de ese universo blanco,
me percibo cubierta de esa hermosa, gélida y mortal nieve,
cae sobre mí y me cubre por completo…
Noche oscura, sin luna, la noche de todos los tiempos.
Millones de estrellas acompañan el silencio.
¡Es todo!
Me cuesta cambiar de escena… quiero seguir el viaje.
Los muertos que pueblan nuestros sueños
no podrían engañarnos, porque no esperan nada de nosotros.
De nuevo las generosas manos crean para mí universos infinitos hasta convertirme en Alice.
Soy feliz ataviada con una maraña de suave cabello.
Y vuelvo a la inocencia de mis cuatro paredes,
amuralladas de aventuras de papel que me devolvían la robada infancia.

triptico4
Quiero salir de mis sombras,
escaparme de mi libro,
estirándome cual jirafa
para participar de las bellas, diminutas y cuidadas imágenes,
que la luz del actor me brinda.
¡Preciosísima con su pelo revuelto! Respiro con Alice.
Sueños de mariposa, repentinos e inconstantes amores de juventud,
redescubriendo los efímeros placeres del sexo.
El mundo parece limpio.
¡Renace la primavera en mí! Cuna de tierra.
Estar en guerra contra la humanidad…
Abandono los monstruos y los héroes.
No necesito ser salvada.
Me conmueve la elección del objeto.
¡Tan pequeña! Sin máscaras,
con su femenina y desnuda enredadera de oro…
Y se produce la magia.

triptico5
La sutileza de una caricia humana atusando la quebrada cabellera del vívido objeto,
me obliga a tomar conciencia de mi propia fragilidad.
Entonces… yo hubiese vendido mi alma al diablo por esa caricia.
Llueve tristeza de perlas. Mis pies no caminan.
Entre el rojo y el violeta se halla la infinidad de lo invisible.
Cuéntame un cuento:
hay que abrir los ojos propios,
la hermosura es tres puñados de cenizas.
Nada puede ser logrado sin amor.
Siempre me interesó el mestizaje.
Y me sorprende la idea de un objeto,
como personaje capaz de vivir y morir,
de relacionarse tiernamente con un actor humano.
Sin saberlo, siempre me interesó la contemporaneidad
y la autonomía del teatro frente al texto,
la importancia de lo insignificante como epicentro en la dramaturgia.
Cada instante posee cualidades visuales que acarician mi corazón.
En mi intransferible y microscópico deleite,
viajé al interior de un sueño de libros de infancia
que me trasladaron a la inevitable kurukshetra,
para enseñarme a vivir.
Pongo voz a los mudos libros,
universos de las grandes soñadoras,
para decirle al gran ilusionista ¡Gracias!
Paloma Martín

triptico6

Fotos de Mario Bastián


El público actor

Últimamente me estoy encontrando con propuestas escénicas donde se propone al público que sea el protagonista, pero no como en esas obras donde se le saca a escena para ponerse una peluca y hacer de coro en alguna escena cabaretera, no, lo que estoy viendo es una opción gracias a la cual, los espectadores son dramaturgos de la trama, generan estructura dramática y acciones que hacen progresar la propuesta como ocurría en la obra THE OLD IMAGE OF BEING LOVED presentada en el Festival Muscarium 2 de Portugal la semana pasada o la pieza estrenada este fin de semana en el Teatro Pradillo, COMIDA de NyamNyam. En esta instalación escénica, sin formalismos ni frontalidad… a primera vista quizás sólo una mesa llena de libros en permanente cambio, donde se van depositando objetos, acciones y alimentos de manera digresiva y casual, los asistentes son los que materialicen el corpus de la obra, con su elección o relación con los objetos y materiales.
Adolfo Simón

nyam


Un funambulista en Portugal

musca

Viajar es la mejor manera para descubrir otras formas de vida y para conocerse uno profundamente. Siempre es tiempo para viajar, nunca es tarde y es interesante volver sobre paisajes recorridos en otro momento, se ven con otros ojos, se redescubren. Portugal es un país hermoso, lleno de lugares sorprendentes y de gente fantástica que, si se la conoce de cerca, no se la olvida nunca. Hace casi dos décadas viajé por primera vez al país vecino a trabajar, Lorca me llevó hasta Sintra para encontrarme con un grupo de actores y técnicos llenos de entusiasmo ante la posibilidad de crear una obra propia desde su historia personal, viajando al encuentro de un Lorca que viajase de manera imaginaria por el Barrio Alto de Lisboa. La experiencia fue muy poderosa y han tenido que pasar casi veinte años para descubrir lo que se sembró en aquella ocasión. Uno va haciendo y creando humildemente, dejando rastros en el camino sobre lo que el teatro es para mí y cómo ha de ser útil para la sociedad de nuestro tiempo. El camino se va recorriendo y aunque pensamos que tiene poca trascendencia lo que hacemos, en cualquier recodo del viaje, nos reencontramos con viejos conocidos que nos recuerdan que todo tiene, al final, sentido. He vuelto a Portugal para participar, en esta ocasión, con mi proyecto actual: Books en la Casa da Marioneta de Sintra-Agualva en el Festival Muscarium2 organizado por Teatromosca, en la segunda edición de una muestra que está creciendo rápidamente sin perder coherencia ni ética. Al frente de este Festival hay un equipo de enamorados del teatro, de personas que creen en el poder de la escena para transformar la sociedad de hoy; un grupo entusiasta y estupendo. En ese equipo hay varias personas que llevan las riendas: María Carneiro, Pedro Alves, Carlos Arroja y Pedro Silva, alguno de ellos fueron cómplices de aquella creación lorquiana. Han crecido, los muchachos que eran se han convertido ahora en hombres y mujeres que sueñan y pelean día a día por encontrar un lugar en el teatro lusitano. Y lo están consiguiendo, sin aspavientos, creando comunidad teatral y conectándose con otros profesionales y con la población portuguesa. Ha sido muy emocionante reencontrarme con estos artistas que tienen muy claro que han de trabajar codo con codo, día a día…por un teatro de hoy para una sociedad del mañana. He vuelto, seguramente, para aprender de esta experiencia que nada se hace en balde, que todo va creando poso y que solo hay que dar tiempo a las cosas y también, para compartir con ellos el momento actual de mi viaje creativo con esta pieza de teatro de objetos a partir de libros de artista que, de algún modo, me invita a reconciliarme con mis orígenes, con la coherencia de lo que hacemos para la escena y que, aunque me sienta muy frágil transitando como un funambulista por una cuerda de cristal, ahora sé que todo ha tenido sentido, cada paso, aunque pensase que era en caminos a ninguna parte, a algún lugar llegan, a veces…Al corazón de la bruma portuguesa.
Adolfo Simón

musca1


¿Tiene límites el arte de la creación escénica?

Esta pregunta parece que mueve a los organizadores del ciclo El lugar sin límites que se está llevando a cabo en el CDN y el Teatro Pradillo. Este fin de semana se han realizado, además, unos encuentros matutinos para que los artistas reflexionasen sobre los mecanismos y procesos de sus obras. Y en Contar para / sobre vivir 2 (El lugar sin límites), Edurne Rubio Barredo y Sergi Fäustino se convierten en dos caras de una moneda para presentar un programa doble con sus piezas de reciente estreno: Light Years Away de Edurne Rubio y Fäustino IV o Concierto para esfuerzo y sonido de Sergi Fäustino, ambas propuestas nos sumergen en la oscuridad y el no tiempo como punto de partida para que el público experimente sus límites.
Adolfo Simón

sergi_faustino_contarparasobrevivir_2_3


Resilenza D´Amore de Rossy de Palma en el Teatro Español

Rossy de Palma transita por el escenario del Teatro Español como una sonámbula, como una loba herida que busca que alguien le lama las heridas. Este espectáculo podría llamarse “Páginas arrancadas de un diario de desamor”…pero no, se llama Resilenza D´Amore porque la artista consigue que el arte, a través de su extraña belleza, redima su dolor y desesperanza. A veces lo hace desde el llanto, en otras juega paródicamente o crea sensaciones a través de presencias e imágenes impactantes. Todo el conjunto, construye un collage surrealista y emotivo en el que cada espectador puede reconocerse en alguno de los fragmentos de un espejo que se estrella contra el patio de butacas, cegando al público y propiciando lucidez al animal herido que, al final, besa con fervor las paredes del teatro.
Adolfo Simónrosy


Cosas que se olvidan facilmente de Xavi Bobés en el Teatro Español

Hay experiencias escénicas que, aunque trates de explicarlas nunca lo consigues, primero porque son tan personales y especiales que nunca se encuentran las palabras apropiadas para describirlas. Después porque una cosa es lo que el artista quiere contar y otra cuestión es el eco que provoca en ti, por tanto…nunca se contaría la misma historia si no que se hablaría de la resonancia personal que se vive ante ese pequeño viaje en la Biblioteca del Teatro Español. Creo que cuando lean esta nota ya no quedarán entradas disponibles y me da rabia escribir estas líneas ahora y no haberlo hecho antes para decirles…”Corran, compren una entrada y déjense llevar…”. Bueno, siempre cabe la posibilidad de que amplíen funciones o se la encuentren en algún festival que les pille de paso. Hay mucha gente que cuando ve una pieza para pocos espectadores piensa que es un esnobismo, que ya no se sabe que inventar para hacer ruido con la obra que se estrena, estoy de acuerdo que tanto en los montajes que duran muchas horas o en esos que son brevísimos, a veces hay mucho ruido y pocas nueces…pero aquí, Ay!…aquí lo que hay es todo eso que siempre vimos pero mirado desde otra perspectiva…Un viaje en el tiempo y la memoria, transitando aquellos paisajes que todos hemos visitado pero vistos con otros ojos. Ya sé que todo está inventando pero, a veces, hay algún lugar en nuestro imaginario que sonríe ante este tipo de propuestas, inteligentes y emotivas porque, al final…¿Qué es el teatro?…Una experiencia inolvidable…¿no?, pues esta lo es.
Adolfo SimónCosas-que-se-olvidan-facilmente