Revista digital de Artes escénicas -Año 5-

TEATRO

ZIP x 4 en el Teatro Español de Madrid

Hoy he hecho un viaje por las entrañas del Teatro Español, desde la Sala Margarita Xirgú a la sala de ensayos 2 o a la 4, que parece el desvan del Teatro, terminando la noche en la sala Principal. Zip es una propuesta que cierra la temporada por segundo año y este programa ha sido muy diverso en los lenguajes mostrados y para diferentes paladares.
En Evros-Walk Water de Rimini Protokoli, el público tiene un tiempo inicial para sensibilizarse con las historias de supervivencia que se narran al tiempo que van poniendo en marcha unos dispositivos sonoros. Al final, el peculiar concierto se realizará gracias a la curiosidad y juego de los asistentes. Una propuesta compleja técnicamente y con narración enroscada que a veces nos dificultaba seguir con facilidad el periplo.
En Casas de Xesca Salvá, un grupo de seis visitantes, rotán por tres instalaciones de casas en miniatura en las que habitan mujeres sin casa, mujeres que ejercen la prostitución y mujeres que mantienen vivos sus recuerdos, detenidos en el tiempo. Un recorrido emocional y sensorial en el que los asistentes terminamos marcando las pautas estéticas y poéticas de la pieza.
En Matria de Carla Rovira, presenciamos una investigación irónica sobre un desaparecido en la Guerra Civil Española. La introducción antes de empezar la obra y el arranque humorístico de la misma, crea una distancia sobre la historia familiar de la autora que no facilita la conexión profunda con un tema tan delicado.
Mi nombre es Hor de Psirc ha cerrado el ciclo de este año, una pieza extraña y sugerente en la que el circo transita por lenguajes de otro orden ya que, los objetos y el propio teatro en si, se convierten en protagonistas de la dramaturgia, generando un mundo inhospito que tal vez nos espera a la vuelta de la esquina.
Esperamos ya la nueva edición de ZIP deseando que el público acuda más a estas propuestas y no a las terrazas veraniegas que, tras un invierno lluvioso, estaban abarrotadas este fin de semana.
Adolfo Simón

Anuncios

“Verjas” en La Usina

“Verjas” es nombre que da a la obra de la compañía La Paranoia de Trastaravies, presentada recientemente en la sala La Usina. En este caso se nos presenta una realidad paralela, un efecto espejo que nos rebota una reflexión acerca de nuestra posición actual ante la problemática de las corrientes migratorias. ¿Qué pasaría si ingleses, franceses, españoles e italianos; intentasen cruzar la frontera de marruecos en busca de una vida mejor? ¿Qué pasaría si esta frontera diera de golpe con la imposibilidad de hacerlo?. Poco lejos de una realidad pasada, cuando en épocas de guerra y post-guerra, numerosos españoles emigraron a Venezuela por autentica necesidad. Piezas como esta no solo remueven una reflexión actual de esta situación, si no que recoge del pasado historias que por desgracia se siguen repitiendo, algo necesario ya que las historias han de contarse para evitar volver a cometer los mismos errores del pasado.
Patricia Jorge


Bestias de escena en el Festival “Una mirada al mundo” del CDN

“Bestie di scena” llegó a su verdadero significado en el momento en que Emma Dante renunció al tema que quería tratar originalmente. En un inicio, quería hablar sobre el trabajo del actor, su cansancio, su necesidad, su abandono total llegando a la pérdida de la vergüenza y, finalmente, se encontró delante de una pequeña comunidad de seres primitivos, desorientados, frágiles, un grupo de idiotas que como gesto extremo ofrecen sus ropas sudorosas al espectador, renunciando a todo lo demás. Este ritual sin adornos ni complacencias, devuelve al cuerpo a un estado primigenio, al orígen, al momento en que todo ha de adquirir forma, el pensamiento, la identidad, las emociones, las relaciones…poco a poco se va desplegando en la escena un paisaje lleno de juegos que provocan la mutación de estos seres de aire que transpiran el pánico por la vida.
Adolfo Simón


Los invitados en el Teatro de la Abadía

Pieza escénica sobre las migraciones, nacida en forma de documental teatralizado sobre la experiencia vital de la compañía en un viaje a la isla de Lesbos para conocer de primera mano el trabajo humanitario de sus pescadores con los refugiados, sin más ayuda que sus barcas y sus manos. Como teatro documento, la pieza se divide en varias líneas dramáticas, una performática, otra visual y una tercera de teatro discursivo, además, incluye un debate en medio de la representación que se cierra con una instalación plástico-visual como final. La escena sigue exponiendo al patio de butacas la sociedad de horror en la que vivimos.
Adolfo Simón


Placeres íntimos, versión de la obra Nattvarden de Lars Norén en el Centro de Arte Fernán Gómez

Placeres íntimos es un drama familiar delirante que explora los límites de la pareja. Lo ridículo y lo grotesco se dan la mano en esta versión de la obra Nattvarden de Lars Norén, uno de los dramaturgos europeos más importantes del momento. Tras la ceremonia de incineración del cuerpo de la madre recientemente fallecida, dos hermanos que hace años que no se ven se reúnen con sus respectivas esposas en la casa del hermano pequeño para pasar la noche. Este es el punto de partida de la pieza, un viaje a las habitaciones cerradas bajo mil cerraduras en el inconsciente de los personajes. Los cuatro se mueven por la escena como animales salvajes buscando víctima a la que clavar sus fauces. Una propuesta descarnada, sin concesiones, que busca desestabilizar al público para que salga del teatro transformado.
Adolfo Simón


La cueva de Salamanca en la Compañía Nacional de Teatro Clásico

Basado en los textos de Juan Ruiz de Alarcón y otros autores, la Compañia Nacional de Teatro Clásico junto a la Compañia Salvador Collado y 8º Centenario de la Universidad de Salamanca han propiciado este espectáculo en el que se desarrolla un juego teatral en el que un grupo ensaya la obra frente a un público de hoy que termina sumergido en la Salamanca de aquel tiempo, misteriosa y mágica.
Adolfo Simón


Las crónicas de Peter Sanchidrián de José Padilla en el Ambigú del Pavón Kamikaze

El fin del mundo es esta misma noche, pero tranquilos: Peter Sanchidrián da la bienvenida a su transbordador intergaláctico. En él se puede disfrutar de un guateque eterno que librará de la quema a toda la humanidad. Quizá sea ella –la fantasía– la única que nos salve cuando el cataclismo ocurra. A partir de este juego delirante, el espectador hará un viaje por historias que podrían ser relatos de un comic de ciencia ficción. Una pieza que juega muy bien con el espacio del Ambigú y su cercanía con el público, generando la sensación de que viajamos en su nave y además, de que estamos sujetos a sus reglas en este disparate divertido, lleno de acción y giros sorprendentes.
Adolfo Simón