Revista digital de Artes escénicas -Año 5-

TEATRO

De pícaros y reyes en Santianes de Pravia

En este verano de ruta cultural, me gusta pasar, en el recuerdo, de una función en San Clemente a otra en Almagro o recordar lo vivido ante el inconmensurable teatro de Mérida, pequeñas y grandes satisfacciones para este espectador nómada. Y también me da placer perderme en aldeas asturianas donde el teatro es una ceremonia popular para que, como en otros tiempos, los vecinos del lugar se encuentren alrededor del rito más antiguo del mundo y reconocerse en las historias que les cuentan. Ayer nos acercamos hasta la Iglesia de San Juan Apóstol y Evangelista de Santianes de Pravia para disfrutar de la propuesta que Higiénico Papel Teatro realizaba en la puerta del templo y después en su altar. Hasta allí, habíamos llegado unas cincuenta personas convocadas por el rito teatral, para cambiarlo, por un día, por el rito eclesiástico. Dos cómicos y un músico mudo salen a nuestro encuentro muertos de hambre, pidiendo un trozo de pan que llevar se a su estómago… El templo les ha guardado entre sus paredes para que lleguen hasta nuestros días y contarnos lo que realmente ocurrió allí; ya se sabe, la historia se cuenta según quien la escribe y para eso está el teatro, para devolver a las piedras la verdad de los acontecimientos y su memoria. Los cómicos irreverentes juegan con el público entre anécdotas y travesuras, dando una lección didáctica y divertida. Cuando nos fuimos de allí, tuvimos la sensación de saber un poco más sobre la historia, haber descubierto un bello lugar y…con una sonrisa en los labios.
Adolfo Simón


O Nabo Gigante – Partículas Elementares (Portugal) en el FIT Madriz

Desde 2003, la compañía portuguesa de teatro de marionetas tiene como objetivo principal la combinación de diferentes expresiones artísticas como música, poesía, escultura, pintura, entre muchos otros oficios que se funden en unas representaciones de pura magia, siempre con una vertiente pedagógica. En un pequeño y hermoso huerto donde vive una pareja de amables ancianos con sus animales, la vida transcurre tranquilamente al ritmo de la naturaleza. Ahora imaginen si, en este huerto, nace un nabo. ¡No un nabo cualquiera! ¡Un NABO GIGANTE!…Esta anécdota permite a los personajes de la historia invitarnos a tener en cuenta que todo es necesario en el proceso de la evolución natural, tanto lo bueno como lo malo…es una cadena de complicidades y apoyos.
Adolfo Simón


Álbum de zarzuela, antología en el Teatro EDP Gran Vía

Los espectadores pueden ver y escuchar muchos de los números más populares de nuestro género lírico. Álbum de Zarzuela – Antología por la Compañía lírica Luis Fernández de Sevilla y la colaboración de Tenorissimus. Un espectáculo que se pasea por España y traspasa fronteras con un elenco de cantantes que se apoyan en los mejores maestros y escritores de la época dorada de la Zarzuela. Una Compañía con más de 40 profesionales, gran orquesta en directo y el Ballet de Laura la Calleta. Una propuesta que innova al insertar en el escenario a la orquesta y unos cuidados audiovisuales con los que interactuan los interpretes, bailarines y cantantes…creando una atmósfera donde las imágenes, la música, el baila y la canción nos hacen viajar con un pupurri de temas que están en la memoria de todos los amantes del género chico.
Adolfo Simón


La importancia de llamarse Ernesto de Oscar Wilde en el Teatro Lara

Que difícil es ver sobre un escenario a un clásico con ojos de hoy. Es demasiado habitual, ir a un teatro con el reclamo de un gran autor y encontrarse con que, el equipo que lo ha montado, ha triturado al original para “modernizarlo”. La propuesta de La importancia de llamarse Ernesto de Oscar Wilde en el Teatro Lara, gracias a la versión y aplomo desde la dirección que realiza Ramón Paso, nos permite disfrutar del mejor Wilde y nos facilita la historia escrita hace un siglo para leerla como si estuviera pasando en nuestros días. Ramón Paso, poco a poco va encontrando su lugar en la escena madrileña, montaje tras montaje, con textos propios a adaptaciones van dando cuenta de la tradición teatral que corre por sus venas. Ha conseguido crear un elenco de trabajo con el que se entiende perfectamente y se nota en cada propuesta. Además, para esta obra, ha contado con la colaboración de una de las mejores actrices de nuestra escena, Paloma Paso Jardiel, que no entiendo como no está en todos los repartos de cine y televisión; cosas extrañas que solo pasan en esta profesión y en este país, aunque suene a tópico, en otro lugar sería una estrella.
Adolfo Simón


La venganza de la Petra en el Teatro Amaya

Petra ama a su marido y para atraer lo al redil conyugal utiliza una estrategia infalible en estos casos: darle celos. Ayudada por su padre eje central de toda la trama que desde su cama reina y manda en su casa, Petra llevara a cabo su “Venganza” hacia su marido… En estos tiempos de contemporaneidad, muchas veces exacerbada, se agradece que aparezca en la cartelera una obra como La venganza de la Petra ya que tiene un público fiel que espera esas comedias astracanadas para acudir al teatro y pasar un buen rato. Con casi lleno el patio de butacas, asistimos ayer a la función de tarde en la que, un grupo de actores que ha entendido bien muy bien la clave de los textos de Arniches que no es otra que darle juego escénico en la construcción de personajes para que la gracia verbal no se quede solo en palabras. Así, rayando el buen humor negro de nuestra tradición teatral de mediados del siglo pasado, La venganza de la Petra sigue siendo una comedia de situación que permite mostrar muchos aspectos de nuestra realidad social en una España popular que reconocemos.
Adolfo Simón


La construcción de un universo. Alegoría I de Le corps D´Ulan en el Teatro Montalvo Cercedilla

“No hay lugares deshabitados, hay lugares poco imaginados” con este lema se da la bienvenida a todos los que atraviesan el umbral de este milagro escénico. Estamos acostumbrados a pasar por solares o lugares en ruinas donde nos dicen que allí hubo un cine o un teatro. Estamos demasiado acostumbrados a dejar que la memoria desaparezca y que los espacios que albergaron poesía y humanismo, sean silenciados. Por suerte, a veces, pocos veces. surge un colectivo de locos que decide apuntalar las paredes que contienen los secretos de nuestros orígenes. En Cercedilla, un pueblo lleno de rincones con encanto había un cine abandonado y por suerte, para el lugar y para todos los que podemos acercarnos hasta allí, un grupo de profesionales de la creación contemporánea decidió recuperar lo y reconstruir lo respetando su fisonomía original. Así, se ha ganado un espacio para darle vida renovada. La idea es arriesgada porque no se plantean realizar un programa de actividades conservador si no que, suman propuestas para disfrute de los lugareños con proyectos arriesgados donde los lenguajes contemporáneos son el eje cada pieza. Es un milagro que existan estos lugares cuando lo habitual es ver como se convierten en bingos o bancos.
Ayer tuvimos la suerte de asistir a la previa de la nueva creación realizada por David Julián Vigó, uno de los impulsores del proyecto. La construcción de un universo. Alegoría I de Le corps D´Ulan es una pieza de danza y performance que podría estar en muchos programas de cualquier teatro o festival, es arriesgada y no busca complacer al público si no estimularles para que su mirada sobre el arte se amplíe y evolucione. Una labor pedagógica también que tiene muy en cuenta la opinión de los vecinos con los que hacen encuentros habitualmente.
Ya no hay que quedarse en las grandes ciudades para ver propuestas de búsqueda y laboratorio, ahora hay espacios vivos en muchos lugares que propician el dialogo entre tradición y vanguardia.
Adolfo Simón
http://www.teatromontalvo.com/


El niño y la bestia en el Festival de Verano de San Lorenzo del Escorial

Ahora que está tan de moda el teatro autobiográfico que tanto bebe de muchas novelas conocidas por todos, llega a nuestros escenarios una pieza que mezcla ambos lenguajes, por un lado, la narración de una historia de ¿ficción? basada en un pasaje personal de Elvira Lindo y que, al trasladarla a la escena, en un formato sugerente de música y relato, se convierte en un juego para teatral donde un recorrido por la experiencia vital del padre de la autora tras la guerra civil se vuelve un alegato anti bélico contra todas las guerras y sus desastres, las pasadas, las presentes y las futuras. La propuesta es amable porque no acentúa el horror de aquel tiempo si no que pasa por cada pasaje a través de la mirada de un niño que ve monstruos en la realidad porque sus miedos los construyen. Con el susurro de la autora y la bella música que la acompaña, viajamos por un tiempo terrible del que todos hemos bebido y que, poco a poco se va convirtiendo en una galería de fotos en sepia.
Adolfo Simón