Revista digital de Artes escénicas -Año 5-

Títeres y Teatro de Objetos

None´s Land en Titerescena del CDN

Este ciclo de piezas de pequeño formato y con el lenguaje de títeres y objetos como eje de la programación, trae de vez en cuando piezas sorprendentes que desgraciadamente pasan inadvertidas en medio de una cartelera llena de eventos donde es difícil distinguir la paja del heno. En esta ocasión, la compañía Merlin Puppet Theatre nos propuso un viaje sin palabras a la experiencia vital de un espantapájaros abandonado y acosado por la especulación del suelo. Esto que podría pensarse como una propuesta panfletaria, es sutil y poética y así, con momentos bellos llenos de atmósferas de extrañamiento, realizamos un viaje hermoso y comprometido.
Adolfo Simón

Anuncios

Alicia en las ciudades invisibles en Madrionetas

Espectáculo de teatro visual, objetos y tecnología, sin texto para todos los públicos. Una creación de Jesús Nieto, basada libremente en Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll. Alicia ya no tiene que atravesar el espejo para viajar por mundos insospechados, ahora se cuela por un Ipad y recorre mundos virtuales y eléctricos, de atmósferas intensas y evocadoras. Un espectáculo no habitual en nuestros escenarios.
Adolfo Simón


Sobre el tiempo y la materia

Este fin de semana he asistido a otras dos piezas de teatro familiar. “Momo” en el Conde Duque, una propuesta llevada a cabo en el auditorio, usando todo el espacio como un juego interactivo donde el público terminaba siendo el protagonista de la obra, leyendo fragmentos y representando pequeñas situaciones. Una forma de hacer que el patio de butacas se convierta en el teatro.
Y en Teatro Pradillo, cerrando el ciclo “Pendiente de un hilo”, la compañía Bambalina Teatre mostró “Kiti Kraft”, una pieza donde la imaginación a través de materiales de reciclaje convierte plásticos y otros objetos en personajes que narran situaciones oníricas.
Dos formas de mostrar el tiempo y la materia.
Adolfo Simón


Peregrinos en el Teatro Pavón Kamikaze

Que el teatro para los niños y niñas ha evolucionado mucho en los últimos tiempos es sabido por todos. A menudo me encuentro propuestas dirigidas para público familiar mucho más potentes en contenido y ricas en formato. Peregrinos es una suerte de suma de estéticas diversas que podrían haber resultado un empaste y saturado producto y sin embargo, es una obra que no deja de fascinar desde el minuto uno. La mezcla de cine de animación, con sombras chinas y trabajo de actores que manipulan al personaje protagonista consigue unos resultados muy interesantes pero, además, la obra tiene un contenido que sin alarmar, educa y conciencia a los pequeños sobre el mundo que estamos construyendo, algo que de paso, también les viene bien a los adultos que acompañan a los pequeños. Peregrinos es probablemente la propuesta más rica y sugerente de las Navidades en la cartelera madrileña.
Adolfo Simón


Mobilus en Madrionetas

Calder recreaba aparatos con el objetivo de divertir o desplazar el pensamiento del espectador respecto al uso común de los mismos. Y ellos se divierten creando movimientos con ayuda de sus materiales para abrir el pensamiento del niño respecto a su intencionalidad habitual. Móviles, esculturas de alambre, pintura y circo son los cuatro ejes que la compañía fusiona con las diferentes disciplinas teatrales para ofrecer un maravilloso viaje onírico por su mundo y dar a conocer al artista. Es interesante descubrir como las artes plásticas pueden ser materia inspiradora para la creación escénica.
Adolfo Simón


Loops [Titerescena] en el CDN

Loops es un juego sobre el paso del tiempo, un canto a la vida y a la idea de la continuidad y la herencia explicado con objetos, música en directo, títeres y actrices. Una propuesta muy cuidada donde se crea un tejido complejo y rico de lenguajes teatrales.
Adolfo Simón

Resultado de imagen de Loops [Titerescena] en el CDN


“Una historia universal” de David Espinosa en La Casa Encendida

Una singular clase de historia, una breve e inacabada historia, a través de la manipulación de objetos, la acción coreográfica y la proyección de sombras. David Espinosa sigue con su investigación sobre el teatro de materia, sin estridencias, poniendo el acento sobre la narración que provoca el encuentro de objetos imposibles. Un teatro para participar activamente como espectador.
Adolfo Simón