Revista digital de Artes escénicas -Año 4-

Títeres y Teatro de Objetos

Un trocito de luna en Titerescena del CDN

La obra destaca por su magia y cercanía, consiguiendo transmitir el encanto de lo artesanal y efímero del teatro de sombras, con pequeños guiños a las nuevas tecnologías, pero sin olvidar sus raíces. Una propuesta muy didáctica que hace ameno el descubrimiento del mundo de las sombras chinas y la teatralidad.
Adolfo Simón

un-trocito-de-luna_foto1


Much Ado About Nothing (Mucho ruido y pocas nueces) de David Espinosa / El Local E.C. en el Festival de Otoño a Primavera

¿Es posible representar Hamlet, Macbeth, Othello,
 El rey Lear, Romeo y Julieta, Antonio y Cleopatra, La tempestad, Enrique V, Ricardo III, Como gustéis y El
 sueño de una noche de verano en un solo espectáculo? David Espinosa y sus cómplices del Local Espacio de Creación lo han intentado en la versión más efectista e inquietante de las obras completas de William Shakespeare. Una delirante obra visual que especula con las convenciones de espectacularidad, a través de figuras y objetos cargados de tragedia y poder. Un irónico juego de luces y sombras con numerosos guiños al cine, el cómic, las artes plásticas y a la propia historia del teatro. David Espinosa ya nos impactó con su anterior propuesta… Mi gran obra, allí usaba las miniaturas para contar fragmentos de una vida, aquí, da un salto impresionante en su poética personal para llevar el delirio objetual a un discurso de ensoñación que nos deja atrapados en un universo de sombras fascinantes que cobran vida delante de nuestros ojos.
Y de entrada libre, se puede acceder a una instalación: La triste figura, muy sugerente programada en paralelo al espectáculo.
http://www.madrid.org/fo/2016-2017/latriste.html
Adolfo Simón

much_c


Out dentro de Titerescena en el CDN

Out es la historia de un niño y su corazón. El niño vive en una casa sin colores y guarda su corazón-pájaro encerrado en su pecho-jaula, por miedo a que se pueda perder y hacerse daño. Un día el pájaro se escapa atraído por los sonidos que llegan de fuera y curioso por conocer el mundo. ¿Pueden soñar los títeres?¿Pueden tener pesadillas los títeres?…En esta pieza entramos en el imaginario del personaje para descubrir todo lo que imagina y experimenta un muñeco que cobra vida ante nuestros ojos.
Adolfo Simón

out-titerescena


¡Arriba las manos” de Lejo en La Casa Encendida dentro de las Semanas Internacionales de Teatro

Con las manos desnudas y dos ojos de madera, Lejo ha creado una forma única y fresca de representar el teatro de títeres. Pieza escénica para niños de más de 4 años. ¡Arriba las manos! recrea una sucesión de enternecedores personajes que viven locas y divertidas aventuras: un perro bravucón, un músico vago, un pianista hiperactivo y muchos más. Breves escenas con una banda sonora que abarca desde música clásica a la música house. Hay ocasiones, desde el patio de butacas que uno no puede creer lo que se puede realizar desde la escena, el más difícil todavía siempre tiene una oportunidad, en esta pieza de micro magia, un par de manos con pequeños elementos consigue mucho más juego y creación que muchos montajes con miles de euros invertidos en aparatosidad y efectismo. Hay que agradecer a La Casa Encendida y a las Semanas Internacionales que apuesten por este tipo de trabajos, basados en la sencillez y el placer por buscar nuevas fórmulas que sigan alimentando el imaginario de los niñ@s.
Adolfo Simón

manos


Sobre Tríptico Dadá en el Museo La Neomudéjar

triptico1

¿Conoce la Neomudéjar?
¡Síii! Todo recto, y cuando llegue usted al Condis tuerce y camina de frente,
vuelve a torcer, hasta encontrarse con las antiguas dependencias del tren.
Y es que este periférico y vanguardista refugio artístico es reconocido por las gentes del barrio.
El arte instalado de forma inesperada, tejiendo redes entre cultura y diversidad social.
Cae la noche cuando llego al emblemático edificio…
La deconstrucción de un espacio,
la irrupción de lo nuevo, vomitado por lo viejo.
¡Este perturbador lugar está lleno de magia!
A la entrada del laberinto
instalaciones, exposiciones, experiencias multimediáticas,
el desapego de la objetualización del Ser
por un reduccionista y contaminado sistema,
reventando las costuras de lo convencional.
Arte in situ para voltear la contradicción.
Amabilidad, Lenin con amor,
y el divertido origen del mundo por Ikea,
susurrado por el guía del Hermitage,
son la antesala del espectáculo.
Se disuelve el espacio, luego el tiempo…
y el diminuto santuario- mesa me invita a soñar.

triptico2

¡Siempre quise ser Karenina!
Unas temblorosas manos me emocionan.
Una, dos, … tres luces ¡Efímeras ilusiones!
Acompaño su dulce baile y compongo con ellas dos sinuosas montañas de mujer.
Lanzan los dados y en ese escenario teatral me abrazo a la fatalidad.
La música, voz de la Gran Creación, y el fin de las preocupaciones.
Cae la nieve y con ella un amor que crece.
¡Mis recuerdos y mi soledad!

triptico3
Grandes olas de nieve presagian la victoria del mundo y mi derrota.
No saben amar, se alimentan de mis emociones,
y el miedo da paso a mi decadencia espiritual.
Mis pensamientos abonan el terreno del dolor.
No hago nada. Atrapada en la inmovilidad de ese universo blanco,
me percibo cubierta de esa hermosa, gélida y mortal nieve,
cae sobre mí y me cubre por completo…
Noche oscura, sin luna, la noche de todos los tiempos.
Millones de estrellas acompañan el silencio.
¡Es todo!
Me cuesta cambiar de escena… quiero seguir el viaje.
Los muertos que pueblan nuestros sueños
no podrían engañarnos, porque no esperan nada de nosotros.
De nuevo las generosas manos crean para mí universos infinitos hasta convertirme en Alice.
Soy feliz ataviada con una maraña de suave cabello.
Y vuelvo a la inocencia de mis cuatro paredes,
amuralladas de aventuras de papel que me devolvían la robada infancia.

triptico4
Quiero salir de mis sombras,
escaparme de mi libro,
estirándome cual jirafa
para participar de las bellas, diminutas y cuidadas imágenes,
que la luz del actor me brinda.
¡Preciosísima con su pelo revuelto! Respiro con Alice.
Sueños de mariposa, repentinos e inconstantes amores de juventud,
redescubriendo los efímeros placeres del sexo.
El mundo parece limpio.
¡Renace la primavera en mí! Cuna de tierra.
Estar en guerra contra la humanidad…
Abandono los monstruos y los héroes.
No necesito ser salvada.
Me conmueve la elección del objeto.
¡Tan pequeña! Sin máscaras,
con su femenina y desnuda enredadera de oro…
Y se produce la magia.

triptico5
La sutileza de una caricia humana atusando la quebrada cabellera del vívido objeto,
me obliga a tomar conciencia de mi propia fragilidad.
Entonces… yo hubiese vendido mi alma al diablo por esa caricia.
Llueve tristeza de perlas. Mis pies no caminan.
Entre el rojo y el violeta se halla la infinidad de lo invisible.
Cuéntame un cuento:
hay que abrir los ojos propios,
la hermosura es tres puñados de cenizas.
Nada puede ser logrado sin amor.
Siempre me interesó el mestizaje.
Y me sorprende la idea de un objeto,
como personaje capaz de vivir y morir,
de relacionarse tiernamente con un actor humano.
Sin saberlo, siempre me interesó la contemporaneidad
y la autonomía del teatro frente al texto,
la importancia de lo insignificante como epicentro en la dramaturgia.
Cada instante posee cualidades visuales que acarician mi corazón.
En mi intransferible y microscópico deleite,
viajé al interior de un sueño de libros de infancia
que me trasladaron a la inevitable kurukshetra,
para enseñarme a vivir.
Pongo voz a los mudos libros,
universos de las grandes soñadoras,
para decirle al gran ilusionista ¡Gracias!
Paloma Martín

triptico6

Fotos de Mario Bastián


En attendant coco en Tititimadroño 2016

En attendant coco de Le Loup qui zozote se ha presentado en la edición de este año de TitiriMadroño. Un exquisito trabajo de manipulación de títeres y objetos que hizo las delicias del público asistente. De una caja que surje de una barco a la deriva aparece un personaje, él nos conducirá por una serie de momentos donde la naturaleza y los humanos buscarán un puerto en el que poder atracar. Al final, la sorpresa de poder conocer los mecanismo del teatrito magico de esta compañía.
Adolfo Simón

coco


Lo último que sé de Manuel en Nave 73

Las aldeas españolas sufrieron un éxodo a la ciudad en los años 50-60 del pasado siglo XX. A través de la vida de Manuel y Marina, vamos viendo como esta pareja vivió dicho abandono en la misma aldea en la que vivían. Lo último que sé de Manuel es un espectáculo dramático, para adultos, hecho con sombras, títeres, proyecciones, y actores en vivo. Una pieza sencilla y breve que nos muestra el desgarro de un tiempo.
Adolfo Simón

manuel