Revista digital de Artes escénicas -Año 5-

Títeres y Teatro de Objetos

Loops [Titerescena] en el CDN

Loops es un juego sobre el paso del tiempo, un canto a la vida y a la idea de la continuidad y la herencia explicado con objetos, música en directo, títeres y actrices. Una propuesta muy cuidada donde se crea un tejido complejo y rico de lenguajes teatrales.
Adolfo Simón

Resultado de imagen de Loops [Titerescena] en el CDN

Anuncios

“Una historia universal” de David Espinosa en La Casa Encendida

Una singular clase de historia, una breve e inacabada historia, a través de la manipulación de objetos, la acción coreográfica y la proyección de sombras. David Espinosa sigue con su investigación sobre el teatro de materia, sin estridencias, poniendo el acento sobre la narración que provoca el encuentro de objetos imposibles. Un teatro para participar activamente como espectador.
Adolfo Simón


ZIP x 4 en el Teatro Español de Madrid

Hoy he hecho un viaje por las entrañas del Teatro Español, desde la Sala Margarita Xirgú a la sala de ensayos 2 o a la 4, que parece el desvan del Teatro, terminando la noche en la sala Principal. Zip es una propuesta que cierra la temporada por segundo año y este programa ha sido muy diverso en los lenguajes mostrados y para diferentes paladares.
En Evros-Walk Water de Rimini Protokoli, el público tiene un tiempo inicial para sensibilizarse con las historias de supervivencia que se narran al tiempo que van poniendo en marcha unos dispositivos sonoros. Al final, el peculiar concierto se realizará gracias a la curiosidad y juego de los asistentes. Una propuesta compleja técnicamente y con narración enroscada que a veces nos dificultaba seguir con facilidad el periplo.
En Casas de Xesca Salvá, un grupo de seis visitantes, rotán por tres instalaciones de casas en miniatura en las que habitan mujeres sin casa, mujeres que ejercen la prostitución y mujeres que mantienen vivos sus recuerdos, detenidos en el tiempo. Un recorrido emocional y sensorial en el que los asistentes terminamos marcando las pautas estéticas y poéticas de la pieza.
En Matria de Carla Rovira, presenciamos una investigación irónica sobre un desaparecido en la Guerra Civil Española. La introducción antes de empezar la obra y el arranque humorístico de la misma, crea una distancia sobre la historia familiar de la autora que no facilita la conexión profunda con un tema tan delicado.
Mi nombre es Hor de Psirc ha cerrado el ciclo de este año, una pieza extraña y sugerente en la que el circo transita por lenguajes de otro orden ya que, los objetos y el propio teatro en si, se convierten en protagonistas de la dramaturgia, generando un mundo inhospito que tal vez nos espera a la vuelta de la esquina.
Esperamos ya la nueva edición de ZIP deseando que el público acuda más a estas propuestas y no a las terrazas veraniegas que, tras un invierno lluvioso, estaban abarrotadas este fin de semana.
Adolfo Simón


M.A.R. en la Puerta Estrecha

El espacio es una manifestación de nuestra cultura y nuestra cultura toma forma respecto al espacio. Así, en arquitectura, el punto es el dibujo más simple. Si se proyecta ese punto, tenemos una línea, y la línea puede ser un camino que une dos espacios o una división entre ellos. Y es a partir de un punto dibujado en una mesa que comienza la historia de una casa. Una casa que se construye y se transforma constantemente. La actriz y narradora convierte la mesa del escenario en una superficie modular llena de partes móviles, de recovecos, de secretos y de sorpresas que alteran el espacio y la atmósfera. Interiores y exteriores; saltos temporales y recuerdos; generaciones de personajes que van habitando un lugar cargado de magia, que puede recordar a la novela Cien años de soledad. Un trabajo de intimidad con el público, del detalle, de lo pequeño y de la fascinación.
Guillermo Pavón


Auzokideak (Compañeros de barrio) de Panta Rhei y Eginaren Eginez en Una mirada diferente del CDN

Hace no mucho tiempo, los escenarios estaban llenos de princesas y personajes “normales”, parecía que vivíamos en una sociedad de fantasía. Por suerte, ha cambiado mucho el cuento y ahora, podemos encontrar propuestas en las que los protagonistas son niñas ciegas que se aferran a un árbol para protegerlo o un niño en silla de ruedas que quiere recorrer el mundo salvando obstáculos…o un niño con muletas que quiere tener derecho a amar sin límites…Y todo, desde una mirada cercana, de lo que ocurre en un barrio que podría ser el de cualquiera de nosotros. Estos seres pueblan la obra Auzokideak (Compañeros de barrio) de Panta Rhei y Eginaren Eginez y uno sale del teatro pensando que, por fin, los escenarios nos hablan de nuestra realidad y no de mundos irreales
Adolfo Simón


La máquina de la soledad de Oligor/Microscopía en los Teatros del Canal

Dentro de la excelente programación de esta temporada en los Teatros del Canal, ha llegado la oportunidad de sumergirnos en un pequeño teatro ambulante, una fascinante capsula que nos permite viajar en el tiempo, en las historias y emociones que algún día se quedaron atrapadas en cartas con destino al corazón. En estos tiempos donde todo viaja velozmente a través de las redes sociales, donde todo evento no dura más tiempo que el que usamos para nómbralo… En estos tiempos de fugacidad y falta de compromiso, resulta emocionante encontrarse con una propuesta como la que han creado Oligor & Microscopía. La máquina de la soledad es teatro documento, es recuperación de memoria y modos de otro tiempo en los que la humanidad y el amor viajaban en cartas a las que se esperaba con anhelo su llegada mágica al buzón. Y también es un acto de comunicación intimida y respeto para quién generó la correspondencia y para el público que acude a recuperar fragmentos de otro tiempo que han quedado atrapados en algún rincón perdido de nuestra memoria. La máquina de la soledad es una experiencia que se disfruta en una atmósfera de ensoñación de la que salimos reconfortados, como hubiéramos sido acariciados durante cerca de dos horas.
Adolfo Simón


Recta final de Teatralia 2018

La recta final de Teatralia fue excelente…Danza, circo y teatro de títeres llegaron para poner un gran broche de oro en la programación de este año que ha sido variada y muy cuidada en contenidos y formas.

“Chasing Forests. Ensueños del Bosque” es la segunda obra de la trilogía Agua/Tierra/Aire, con la que Larumbe Danza se ha propuesto crear espectáculos de danza hipermedia (proyecciones, mapping, etc.) dirigidos a público familiar, con una temática ecológica y énfasis en la calidad. Llega tras el éxito internacional de la primera de estas obras: Ballenas, Historias de Gigantes (presente en Teatralia 2016) fue ganadora del Premio FETEN 2015 al Mejor Espectáculo de Danza. Para Chasing Forests. Ensueños del Bosque, la compañía ha contado de nuevo con colaboración externa, en este caso la coreógrafa invitada Camille Hanson.

Cuatro Premios del Circo Andaluz 2016 (Mejor Iluminación, Mejor Vestuario, Mejor Espectáculo de Circo de Calle y Mejor Escenografía), Premio a la Mejor Música Original en FETEN 2017 y Premio al Mejor Espectáculo de Calle 2018 del festival alemán Internationale Kulturbörse Freiburg. Con estas acreditaciones y tras su paso por Francia, Italia, Portugal, Alemania, Austria y Holanda, llega a Teatralia: “Oopart, historia de un contratiempo”, un aplaudido espectáculo de circo en el que cuatro intérpretes comparten escenario con una asombrosa maquina del tiempo que evoca las ficciones de Julio Verne.

“Soñando a Pinocho”, espectáculo de nueva creación de la veterana compañía La Tartana, nos acerca a la posible historia que precede al cuento clásico de Carlo Collodi. La ensoñación y nacimiento de Pinocho antes de que el propio Gepetto pueda descubrirlo. Una mágica historia en torno a la soledad y a la perseverancia necesaria para conseguir un sueño que se estrenó en la última edición de FETEN (Feria Europea de Artes Escénicas para Niños y Niñas).

“Wrapped” se inspira en una leyenda urbana y recrea en escena un mundo imaginario de gran potencia visual. El humor, la dulzura, el ritmo, la poesía, la danza y el teatro son los hilos conductores de este espectáculo en el que las pequeñas historias cotidianas se hacen grandes. La música de Beethoven, Art Tatum, Ben Webster y Benny Goodman conforman el paisaje sonoro en el que los ocho intérpretes de la compañía demuestran su virtuosismo técnico. Una pieza de danza y teatro llena de vida, belleza y sorpresas.

Ahora solo nos queda esperar a que la próxima edición sea igual de estupenda.
Adolfo Simón