Revista digital de Artes escénicas -Año 4-

Títeres y Teatro de Objetos

Circus de Jordi Bertrán en Titerescena del CDN

El sueño de Charlot
Charlot, uno de los personajes más célebres de la primera mitad del siglo XX, salido del mundo del Cine, nos ha hecho una exhibición con sus patines de cuatro ruedas y…
Fratel·lo y Titina
Un payaso y una payasa funambulistas arriesgán su vida al ritmo de música de Charles Chaplin en la cuerda floja, para mostrar lo que sienten el uno por el otro.
Dos piezas breves y deliciosas en el hall del Teatro Valle Inclán para sobrellevar el calor que se ha instalado en la ciudad.
Adolfo Simón

Anuncios

ABConserva memoria en Surge Madrid

Es tarde quizá para revertir la tendencia de nuestra sociedad a identificar sujetos y objetos con su valor de uso. No descubriremos la pólvora señalando que en nuestro día a día aquello que no sirve a una función específica es primero observado con desconcierto y finalmente expulsado del mundo de los humanos, relegado a nuestros vertederos metafóricos, donde descansan las piezas que han perdido su sitio en el engranaje.

Y sin embargo, ¿Por qué esas cosas sin nombre, esos miembros desmembrados son tan irresistibles?¿Su visión activa nuestro miedo a la pérdida, a la muerte, al abandono? ¿O nos mueve el deseo animal de acumular indefinidamente materiales que disimulen nuestra lenta desaparición? En la transformación constante que es el mundo hay pequeñas astillas que van saltando de la trituradora y se acumulan a los márgenes. Antaño deseadas, utilizadas, queridas, van desplazándose del lugar para el que fueron creadas y acumulándose en un extraño orden cuya comprensión trasciende lo humano. Cada objeto tiene una historia, o muchas historias, pero la memoria no está entre sus cualidades. Hasta que un ser vivo no lo lea, no reviva su pasado concediéndole una voz para que sus cicatrices hablen, el objeto es la cáscara de un olvido.

Conservamemoria nos descubre que cuando las cosas pierden su función empiezan a respirar hondo, a mirar al mundo con ojos vivos. Se desprenden de su identidad utilitaria y adquieren la libertad de ser, de brillar en cada esquina de lo posible. Por las grietas de la utilidad se cuela el espíritu y el verdadero amor, como una fuerza roja que late muy profundo. Amigo del absurdo, al que tan bien conoce, su mayor virtud es su capacidad de sorprendernos. Desconcertarse de verdad es duro, pero en la intimidad de una caja de madera el desconcierto es el paso necesario para adentrarse en el camino y comenzar, plenos de inocencia renovada, a enamorarse.
Francisco Martínez


Creación y artes multidisciplinares para público familiar

No me cansaré de decir que, hoy en día, en las propuestas para público familiar hay mucho más riesgo e investigación que en otros tipos de teatro. Este fin de semana, hemos podido disfrutar de un ramillete de espectáculos en los que mi idea se confirma.
En Rompiendo el Cascarón del Centro de Arte Fernán Gómez…Pinxit de Baychimo Teatro, proponen un viaje a través de las artes plásticas en directo sobre proyectores de video que, al reflejarse en una pantalla en el suelo, hicieron las delicias de los pequeños que bailaban y saltaban sobre colores.
En Titerescena del CDN…Arturo y Clementina de Titiritrán Teatro, con una técnica similar al anterior espectáculo, solo que, en esta ocasión, las imágenes que se crean son dibujando sobre arena proyectada a la que se incluían sombras y transparencias. Con música en directo, nos deleitaron con la historia de amor de dos tortugas peculiares.
Y como cierre de Teatralia, dos propuestas diferentes alrededores del universo del títere, por un lado, en La Casa Encendida, se representó la función El zapatero y los duendes de la Compañía Manicomio de muñecos; haciendo guiños a los más pequeños de la necesidad de la fantasía para que la creación sea posible. El sábado a la tarde, incluida dentro de la programación de La Noche de los Teatros en el hall del Canal, el grupo Periferia Teatro representó Huellas en una delicado teatro circo en miniatura para cincuenta espectadores. Aquí, animaron al ser humano a no olvidar que su mejor amigo es y será: el perro.
Adolfo Simón


Pensamiento y poesía en Teatralia

Ya hemos atravesado el ecuador del Festival de este año y siguen sorprendiendo las propuestas seleccionadas. Por un lado, nos invitaron a mirar desde otro ángulo los cuentos infantiles, como hace Suzanne Lebeau con su Hansel y Gretel de la reconocida compañía canadiense Le Carrousel. El texto de Suzanne Lebeau, preciso y lleno de imágenes, de giros inesperados y de juegos que interpelan a la inteligencia de su joven público, provocando emociones sorprendentes. El relato de los hermanos Grimm toma otro cariz y propone una reflexión acerca de esa realidad perturbadora, pero también profunda y tierna, que provoca la llegada de un nuevo hermano o hermana, los celos se instalan en casa y el miedo en los sueños nocturnos en la sala Verde de los Teatros del Canal.
Lučka, grah in pero (Lamparita, Guisante y Pluma), inspirado en La Princesa y el guisante de Hans Christian Andersen, es definido por sus creadores como una “canción de cuna de títeres”. Un espectáculo delicado y suave que embelesa a los niños pequeños y los sitúa en un agradable estado emocional. A ello contribuyen la colorida escenografía y algunos efectos sensoriales como las notas que salen de un arpa o de pequeñas campanas y la repetición de sonidos simples, sílabas y palabras. El escenario complejo e interactivo consigue atrapar la atención de los bebés, mientras que niños de más edad podrán disfrutar de un entendimiento mayor de la historia basada en el cuento de Andersen. Aunque los niños pequeños aún no hayan desarrollado completamente aspectos racionales de la percepción, podrán disfrutar plenamente del espectáculo. Sus imágenes visuales se basan en conocimientos científicos en el campo de la percepción visual de bebés y niños pequeños. Malabares y poesía en el escenario central de Cuarta Pared.
Rudo es un hermoso espectáculo que habla del riesgo que conlleva la existencia misma. La obra habla, pero no con palabras sino con acciones y equilibrios imposibles, de un único protagonista que derrocha presencia escénica. Poco a poco construye con gestos y movimientos un personaje gruñón, tosco, pero también tierno y audaz, obsesionado con construir torres utilizando unas pesadas cajas de madera. Se encarama sobre sus construcciones, frágiles e inestables, maravillosas y sorprendentes, al tiempo que mira desafiante a un público muy cercano, ubicado en la grada que rodea el espacio, algo que favorece una atmósfera íntima que permite experimentar como nunca los vértigos y la adrenalina del circo. El esfuerzo titánico del intérprete es un arma arrojadiza contra el espectador, con el que crea una complicidad inusual e hipnótica. La música es otro elemento fundamental de la pieza, el contrapunto a la rudeza. El violín y el violonchelo, interpretados en directo por dos músicas, añade poesía y emoción. Un espectáculo sorprendente, original y de gran creatividad que atrapa al espectador. Un circo de poesía áspera y diferente que no dejó indiferente a nadie en el Círculo de Bellas Artes.
Adolfo Simón


El sillón en el Teatro Lara

Un montaje concebido desde el humor, inspirado en el cine mudo de Charles Chaplin y Buster Keaton, en el que la presidenta es un muñeco de bunraku manipulado por tres actrices a cara descubierta con el que consiguen trasladarnos a los entresijos del poder donde no es oro todo lo que reluce y si lo spoderosos brillan mucho en la vida pública, en lo privado son seres humanos con las debilidades y torpezas que todos tenemos, aunque ellos se creas especiales. Un rato grato para conocer el poder y sus secretos.
Adolfo Simón


Sirenita de La Canica Teatro

Dos actrices escenifican con botellitas de agua, palanganas, esponjas y otros objetos una sugerente adaptación del cuento de Hans Christian Andersen. Una versión donde la Sirenita no tendrá que renunciar a su naturaleza ni a su don más preciado, su voz, para dejarse llevar por la marea del amor. Ambiente cristalino, canciones que hablan del sabor del mar y la sal, peces de colores y criaturas marinas… Todo, con el sello de calidad de La Canica Teatro. Una experiencia rica en el desarrollo imaginativo a partir de materiales reciclados.
Adolfo Simón

sirenita-3-2


Himmelweg-Camino del cielo de Juan Mayorga en el Fernán Gómez

Para poder mirar de nuevo algunos acontecimientos del pasado, hemos de convertirlos en esas cajas de autómatas que veíamos en las ferias, al lado del hombre elefante y la mujer barbuda. Himmelweg-Camino del cielo de Juan Mayorga es un texto complejo, lleno de juegos teatrales que nos distancian y empujan al drama. Esta propuesta que se puede ver hasta el domingo 5 de marzo es sencilla porque el objetivo está en hacer transparente ese universo complejo que construye el autor en el papel y para ello usan múltiples técnicas…títeres, proyecciones y un espacio donde los actores juegan al teatro de la muerte dentro del teatro, convirtiéndose en unos terribles autómatas para que la historia les recuerde como los grandes monstruos que creyeron que el horror podía ser un arte.
Adolfo Simón

him