Revista digital de Artes escénicas -Año 8-

Entradas etiquetadas como “anton chejov

“Vodka en Camerino 3” en Selectos Puraenvidia

La incomunicación forma parte de nuestras vidas. Cada cual busca su excusa para crear sus propias barreras y vivir en su burbuja cómodamente. Esto se experimenta mucho en los actores. Los actores interpretan otras vidas y, muchas veces, cierran las suyas con un muro que puede ser la propia creación de su personaje público o practicar raros ejercicios de relajación para salir de sí mismos y meterse en el personaje. Con estas premisas, Teatro El Puente  nos propone dos actrices que son reunidas en el Camerino 3 de manera casual…. cada una con su mundo y sus circunstancias, cada una intentando encontrar su personaje para interpretar Tio Vania de Chéjov. Entre ellas existen varios muros generados por la incomunicación que se van a ir derribando de una manera muy peculiar, como lo resolvería el propio Chéjov, a base de unos tragos de vodka.  Una obra corta, pero muy bien resuelta y contenida en un marco, Selectos Puraenvidia, que realza esas pequeñas tensiones que se producen en el mundo actoral.

La compañia ha ampliado sus representaciones y seguirán durante el mes de junio los miércoles a las 21 h. en Selectos Puraenvidia.

Luis Mª García Grande.

vodka en camerino 3


Encuentros de teatro con montajes en cartel en Madrid

TEATRO ESPAÑOL
La dama duende: Miércoles 11 de septiembre, a las 22:30h.
en la Sala Principal del Teatro Español.

Público general

CENTRO DRAMÁTICO NACIONAL
El duelo de Antón Chéjov
en Una mirada al mundo
Sala Valle Inclán
Día 21 de septiembre, tras la función (alrededor de las 22´30 horas)

 

 
CENTRO DE ARTE FERNÁN GÓMEZ
JUEVES 19 DE SEPTIEMBRE, tanto en la Sala I como en la II, tras las funciones.
El día 26 se repite el encuentro en la Sala II.


Los hijos se han dormido de Daniel Veronese en las Naves del Español-Matadero

Los hijos se han dormido de Daniel Veronese en las Naves del Español-Matadero
Esta versión escénica de Daniel Veronese de La Gaviota de Antón Chéjov podría no haber cambiado de nombre ya que es una de sus propuestas más fiel al texto original. La puesta en escena tiene el sello del director argentino, usando espacios recuperados de otras producciones o la reconstrucción de los lugares originales donde se estrenó con anterioridad. El espacio y el vestuario “casual” no es lo más destacable de esta producción , lo más sugerente es ver un reparto de primeros actores dispuestos a pasar por el filtro de Veronese… Quedándose expuestos al máximo, interpretativamente hablando. Un actor o actriz que quiera crecer en la escena ha de enfrentarse a todo tipo de planteamientos escénicos a la hora de construir personajes desde diferentes planteamientos. Los actores españoles que participan de las propuestas de Veronese no siempre consiguen evaporar la frontera entre la realidad y la ficción; hay algo del carácter latino inevitable en la presencia escénica de nuestros actores, algo que da una intensidad mayor a las emociones y gestos interpretativos.
Adolfo Simón


Las tres hermanas de Antón Chéjov en Una mirada al mundo-CDN

Las tres hermanas de Antón Chéjov dirigida por Declan Donnellan en Una mirada al mundo-CDN
Hace poco, José María Pou decía en un encuentro con profesionales que su guía, al abordar un personaje o el montaje de una obra, era el texto…que si la obra era buena, ahí estaban todas las pistas, todas las claves y es una gran verdad. Ha llegado al Festival Una mirada al mundo, la puesta en escena que Declan Donnellan realizó hace tiempo con la Compañía que tiene en Rusia el creador de Cheek by Jowl. Este director nos tiene acostumbrados a disfrutar en el patio de butacas de sus lecturas personales sobre textos clásicos. En este caso, creo que ha pasado de puntillas por la gran obra de Chéjov, la ha dirigido, como se suele decir, con mano invisible, dejando que el texto transite por el cuerpo y el imaginario de los actores. La propuesta escénica es muy sencilla, unos paneles donde se proyectan imágenes que sitúan al espectador en el lugar donde ocurre la acción, delante, como en un tablero de ajedrez imaginario, los actores se moverán como fichas de este juego, creando, con unos pocos elementos escenográficos, las situaciones dramáticas que irán provocando a los personajes en esa caída al abismo por el deseo imposible de huir hacia un mundo mejor, a ese al que nunca terminamos de llegar.
Adolfo Simón


Petición de mano de Antón Chejov en La Casa de la Portera

Petición de mano de Antón Chejov en La Casa de la Portera…La Compañía Balamán Teatro ha instalado en este peculiar e íntimo lugar del barrio de Lavapiés de Madrid, una de las piezas breves más respresentadas del autor ruso. Miguel Ramiro ha adaptado y dirigido este diamante en bruto que es Petición de mano. En la obra no sobra ni falta nada, es en sí, rotunda…Nada es previsible, porque los personajes están vivos, se dejan llevar por sus impulsos y nos dejan ver, entre líneas, sus miserias y deseos. Para que este juguete cuántico funcione, ha de estar intrepretado por tres actores que no tengan miedo al exceso y a la contención a un tiempo… y de este modo, en su casa; porque parece que han nacido y vivido en ese lugar…Nos llevan de la mano de la historia de esta petición, que por momentos se instalada al borde de la tragedia para acto seguido, empujarnos al disparate.
Adolfo Simón


“Iván-Off”. Antón Chejov. LA CASA DE LA PORTERA

“Iván-Off”
Autor: Antón Chejov

Versión y dirección: José Martret

El teatro no morirá nunca…Constantemente se dice aquello de que el teatro está en crisis y que en cualquier momento sucumbirá a estos caóticos tiempos en los que solo importa el negocio. Y sin embargo, el teatro lo que hace constantemente es reinventarse, buscar estrategias para sobrevivir a cualquier obstáculo que surja en su camino. El teatro no morirá nunca mientras un grupo de locos amantes de este arte tengan la necesidad de reunirse para seguir poniendo en pie el arte de Talía. Cuando las salas se cierran, las ayudas desaparecen y el ego se instala en los grandes templos escénicos, en un lugar de Lavapiés de cuyo nombre si quiero acordarme, La casa de la portera, José Martret consigue que el espíritu de Chejov, en una sesión de médiums escénicos, posea a unos actores de hoy que, con sus palabras y atemporales aspectos, nos deleitaron durante dos horas con este, acertado Iván-Hamlet que descoloca y seduce a todos los que se mueven a su alrededor…El caos que provoca el personaje central en su entorno, fruto de una vida absurda sin interés vital ni futuro, le empuja a un final inevitable. Esta propuesta, a un palmo del espectador, donde la respiración y las lágrimas de los intérpretes se sienten y se tocan…Está pidiendo que, tras el laboratorio de la intimidad que aquí han realizado, se traslade a un espacio mayor para que sea disfrutado por muchos más espectadores, rompiendo así, el maleficio de las salas vacías de público y contenidos. No sé quién dice que no tenemos nuevas generaciones de actores de teatro, que se pasen a ver un ramillete fantástico de ellos en Iván-off.

ADOLFO SIMÓN