Revista digital de Artes escénicas -Año 4-

Entradas etiquetadas como “Ignacio Calvache

Ignacio Calvache reflexiona sobre su trabajo con actores y actrices ciegos o deficientes visuales.

Ignacio Calvache reflexiona sobre su trabajo con actores y actrices ciegos o deficientes visuales.
¿Cómo surge el proyecto de “Las visiones de Hildegard”?…
Surge de la atracción que Hildegard von Bingen ejercía sobre mí desde hace años. Era una mujer increíble que supo vencer las enormes dificultades, tanto externas como internas, para labrar su propio camino. Además fue una mujer cargada de talento, que destacó como compositora, médico, escritora, predicadora y visionaria.

¿Por qué decidiste montarlo con la Compañía Contando Hormigas?…
Tenía dos grandes actrices: Mamen Martín y Mariu del Amo… capaces de abordar este complicado proyecto, las dos son muy diferentes pero ambas son muy Hildegard. Por eso decidí que cada una de ellas encarnara una parte de la personalidad de Hildegard. Surgía así la posibilidad de un diálogo interno visible para el público y la oportunidad para mostrar mejor la complejidad del personaje con sus fuertes luchas internas. Además el hecho de contar con actrices ciegas ofrecía un valor añadido a la obra, pues pretendíamos abrir los ojos interiores, de las intérpretes y de los espectadores, para introducirnos en el camino del conocimiento, al igual que hizo Hildegard.

¿Cómo ha sido el trabajo con las dos actrices?…
De una intensidad permanente, a menudo agotadora. Inicié el proceso dándoles textos y música originales de Hildegard para que fuesen entrando poco a poco en la piel de una abadesa del siglo XII. Después las actrices se sometieron a un entrenamiento especial de canto y de wing chun (un tipo de arte marcial). A continuación planteamos improvisaciones para resolver escénicamente los momentos clave en la vida de Hildegard. Con todo ello elaboré una dramaturgia y llegamos al montaje definitivo.

¿En qué medida han participado en el proyecto…Escenógrafo, vestuarista y músico?…
El trabajo en equipo es esencial en todos nuestros proyectos. El músico: Werner Glaser, está presente durante toda la representación como un actor más, encarna la figura de un monje que fue secretario personal de la abadesa. Él ha compuesto la música partiendo de las canciones originales de Hildegard y las interpreta en directo con su violín y su viola. El escenógrafo: Antonio Duque, es un arquitecto que colabora con nosotros por vez primera y ha generado un espacio contemporáneo lleno de sugerencias que te llevan al interior de un monasterio medieval y al mundo literario de la protagonista. La creadora del vestuario: Monika Rühle, ha diseñado y confeccionado unos trajes pintados a mano que son piezas de arte, simbolizan hábitos de monja pero también transmiten cómo es cada una de ellas, para ello emplea imágenes surgidas de las miniaturas del siglo XII. Monika también ha creado los videos que se proyectan durante la representación y que intentan transmitir el estado emocional y espiritual en el que se haya Hildegard cuando recibe las visiones.

¿Cuál ha sido tu planteamiento como director para llevar a escena esta historia y con estas aportaciones artísticas?…
Mi planteamiento fue que el público recibiera de una manera directa, bella y armónica las vivencias, los miedos, los logros, en definitiva la esencia de este maravilloso personaje. Buscaba una empatía natural entre el espectador y la mujer visionaria.

¿Qué balance haces con el trabajo realizado hasta hoy con actores ciegos?…
He desarrollado a lo largo de 25 años un proceso de investigación sobre la interpretación con actores ciegos o deficientes visuales. He llevado una evolución continua, planteando en cada nuevo proyecto algo que aún me faltaba por explorar. He llegado a una meta con Las visiones de Hildegard, donde el tú a tú entre dos magníficas actrices ciegas ha colmado mis aspiraciones como director especializado en este tema. Ahora toca distanciarse y saber por dónde quiero seguir.

¿Por qué te has decantado por trabajar con estas personas?…
Primero por casualidad, después por convicción y por auténtica satisfacción personal.

¿Cuál es el objetivo de “Contando Hormigas”?…¿Qué has podido desarrollar en este espacio de creación?…
El objetivo es hacer arte, la calidad es nuestra meta para poder entrar sin complejos en cualquier circuito teatral.

¿Crees que hay mucho por descubrir en el trabajo con actores ciegos?…
Lo que necesitan los actores y actrices ciegas, al igual que el resto de intérpretes con diversidad funcional, son oportunidades para mostrar su trabajo en un ámbito normal. Necesitan hacerse visibles en las programaciones habituales de los teatros y ser llamados por compañías profesionales para formar parte de equipos creativos no discriminatorios.

 

¿Cómo ves el panorama teatral de nuestra ciudad?…
Permíteme que no opine al respecto, esto exige un análisis más profundo del que yo ahora, alejado de Madrid, puedo hacer.

¿Crees que afectará mucho en la producción y distribución los recortes que se han dado en cultura y la subida del I.V.A.?…
Afectará a las pequeñas salas, que recibirán menos ayudas y por lo tanto nos afectará a nosotros que actuamos en esas salas. Habrá menos festivales, ciclos, certámenes, a nosotros por lo tanto nos costará más participar en eventos interesantes que puedan hacernos visibles. Finalmente obtendremos aún menos dinero por nuestro trabajo.

¿Alguna sugerencia para crear en tiempo de crisis?…
La sugerencia es no parar de crear, no dejarse aplastar por el peso de lo económico, buscar nuevas vías de producción y participar en equipos creativos junto a otras personas que tengan ideas y energía.


Las visiones de Hildegard, dramaturgia y dirección de Ignacio Calvache. En Casa Encendida

Las visiones de Hildegard, dramaturgia y dirección de Ignacio Calvache
Ciclo Artes Escénicas y Discapacidad en Casa Encendida

Hay propuestas escénicas que son mucho más que una obra de teatro. Ignacio Calvache lleva mucho tiempo investigando con actores ciegos, buscando una poética que permita que estos intérpretes expresen su oscuridad con el máximo de luz. En esta ocasión, su propuesta dramaturgica de Las visiones de Hildegard a partir del libro Vida y visiones de Hildegard von Bingen de Victoria Cirlot es el marco en el que las actrices Mariu del Amo y Mamen Martín se instalan como verdaderas iluminadas de la escena. Hay otros elementos que apoyan la puesta en escena y el trabajo actoral…La música en directo interpretada por Werner Glaser y el espacio, vestuario y proyecciones que, siento austero, es de una belleza impactante. Dos mujeres ciegas transitan como funambulistas por el escenario, teniendo la luz y claridad necesaria para comprender mejor al ser humano y hacernos reflexionar a los espectadores sobre la libertad y la imaginación.

Adolfo Simón