Revista digital de Artes escénicas -Año 8-

Entradas etiquetadas como “María Prado

Seres de arcilla en Nave 73

Nave 73 es uno de los espacios escénicos más inquietos de la ciudad de Madrid. Un lugar donde poder ir a tomar algo antes o después de las funciones, visionar las exposiciones que se montan en el hall o disfrutar de la variada programación. Hay otros teatros que a fuerza de especializarse pierden el objetivo de llegar a un público variado algo que no tiene por qué ser negativo ya que en la variedad está el gusto y si se programa con gusto y criterio, pues ganamos todos. Este próximo fin de semana hay un programa intensivo de danza y en el anterior se realizaron las últimas funciones teatrales de enero. Vimos el último Cliff en la reposición de esta obra en la que Carlos Lorenzo hace un alarde interpretativo. Por la noche asistimos a Dextrocardiaco en el que los desamores de un joven por su eterno enamorado le harán crecer de manera divertida hacia la madurez afectiva. Y el sábado, a teatro lleno, descubrimos a una creadora que va a dar mucho que hablar: María Prado. En su pieza “(des)de los escombros” nos sumerge en un mar de recuerdos poéticos que por momentos se asoman al precipicio del presente. Un trabajo dramatúrgico y escénico muy sugerente en el tratamiento de la estructura y el espacio como lugar de poéticas múltiples. A ver qué nos depara Nave 73 en febrero.
Adolfo SimónFIJA-13-DESDE-LOS-ESCOMBROS


Escriba su nombre aquí en la Sala Triángulo

Es bueno ver que pese a las inclemencias de los tiempos que corren, pese a recortes y demás zarandajas la gente del teatro sigue fuerte y valiente y pelean en todos los frentes, Escriba su nombre aquí, creación colectiva del grupo de actores que la representa, es una muy buena prueba de ello. Sin perder el sentido del humor y haciendo que el público se relaje y se ría, en algunos casos a carcajadas, hacen un recorrido por una serie de temas como la nacionalidad, el D.N.I., el registro de los recién nacidos a los que se les marca su destino, la xenofobia, la incomunicación, etc., desgranando todo ello en palabras y acciones coreografiadas por Rebeca Matellán y con un descaro que se agradece, ver a los actores disfrutando en escena es un parte muy grande de la propia diversión del espectador. La dirección corre a cargo de dos de los actores María Prado y Fernando de Retes, este último brillando en el escenario con luz propia, Pablo Huetos, que ya es un imprescindible de la escena, y que se siente como pez en el agua en el escenario y unas actrices que juegan sin descanso durante toda la representación Fátima Sayyad, Rebeca Matellán y la codirectora María Prado, un rato donde te olvidas por un momento de lo oscuro de la realidad para reírte de ella. Muchos aplausos al final muy bien merecidos.
Ángel Savín

escriba